09 noviembre, 2005

Follones

Una entrada en Hang Tucker me mueve a escribir las siguientes reflexiones.

Es Goethe quien en el debate entre seguridad y libertad opta claramente por la primera: la cosa pública ha de garantizarla, por encima de consideraciones de libertad privada.

No es ese mi punto de vista, evidentemente.

Pero no me gustan los desmanes; creo sinceramente que la tolerancia de las democracias liberales occidentales frente a los follones seudorrevolucionarios (la reivindicación de la chusma virulenta es sólo de Panem et Circensis, no olvidemos: es una demanda tipo "Estado, haz que viva gozosamente sin esfuerzo personal alguno") alberga el germen de la destrucción de las propias democracias.

Creo que nuestro modelo (Europa Occidental, estado social democrático de Derecho) es mejor que el suyo (el mínimo Estado neocon duro de los USA) pues, cuando menos, se vale de ese concepto extrajurídico que es la Justicia, que tendencialmente se respeta. Lo malo del concepto USA, básicamente muy igualitario (no nos engañemos) es que olvida que efectivamente hay desigualdades que no se pueden salvar mediante esfuerzo personal. Ahora bien, nuestro modelo corre el riesgo de desaparecer, de quebrar -llevándosenos a todos por delante- si no se modera a) la tolerancia al desafuero, b) la ilimitada esperanza en Papá Estado y c) el egoismo protegido de las grandes masas. Admitamos que el hombre es egoista, pero lo que no tiene sentido es que ello se fomente. Esa tendencia es mala, luego debe reprimirse, no incentivarse.

No me gustan los tiempos que estoy viviendo. En general y en particular en España. No hablaré de lo segundo (no quiero entrar en polémicas demasiado específicas ahora). Sé que en general estamos cargándonos, como consecuencia de los aficionados y delincuentes al frente de la cosa pública entre otras cosas, un modelo social bastante válido en términos generales. Y uno de los flancos de esa destrucción es éste: centrándonos pues en los ciscos de estos días en Francia y Argentina, no encuentro en las palabras de los revoltosos justificación ninguna: se montan tanganas por sólo divertirse, por sólo maximizar el beneficio del propio follonero. No hayy construcción colectiva, sólo autosatisfacción. En ese sentido, no hay escena más patética que lo de Seattle, salvo tal vez lo del G8 en Génova en 2002.

Cuando pienso en esto, recuerdo que tuve hace algún tiempo trabajando para mí a una jovencita muy progresista, muy llorosa de la injusticia mundial, que quería hacer la revolución, que consideraba que todo esto estaba "muy mal" (pobre... tuve que ser yo quien le pasase documentos acerca de ATTAC, de la Tasa Tobin, al menos para que supiese de qué iba la cosa. No había oido hablar de todo ello pero "estaba muy en contra de la globalización") En realidad, claro, su malestar traía causa de que consideraba que "la sociedad" (y más en concreto la retribución que le daba la compañía para la que trabajaba) no le permitía vivir como Dios sin pegar un palo al agua: es decir, que le iba un poco justito para pagar la hipoteca de su casita y el préstamo de su coche nuevecito full equipe. Lo cierto es que quería ser funcionaria vaga (ese adjetivo es un importante matiz) con salario de sector privado. Esa chica no sabía NADA, sólo estaba jugando a la revolución, sabiendo que era casi imposible que en ese juego un policía le diese una mano de hostias y que, de ser así, el policía sería penado.

Nuestro barco se hunde, y a ello coadyuvan mucho más de lo que piensan estos "revolucionarios juguetones", que sólo sirven para radicalizar puntos de vista. Y a buen sitio han ido a parar... a follonear en Francia. Dios mio. Están jugando con mucha ignorancia y con las cartas marcadas. Y en semejantes manos estamos dejando el futuro.

14 comentarios:

Hang Tucker dijo...

Pan y Circo, como bien dijiste, es la fórmula más funcional para el Estado, en estos casos. Las grandes masas, relativamente beneficiadas por esta suerte de permisión, son fácilmente maleables. Otra fuente de recursos a la hora de contabilizar resultados en las urnas.

Hans dijo...

Exactamente. Sólo que cuando lo decimos, nos convertimos en jacobinamente guillotinables. Qué se le va a hacer.

Sr. D dijo...

Creo que se ha acabado con una cultura del esfuerzo, del sacrificio, de la superación personal. Efectivamente, hablo de valores, que se han sustituido por consignas que, en su mayoría, son repetidas sin saber siquiera que significan. Yo, que me siento más cerca de los denostrados neocons que de otras ideologías o sistemas ( dentro de lo cerca que puedo sentirme de cualquier ideología o sistema ), coincido con ese aire pesimista que usted da a su intervención. Los que luchan por una mal entendida igualdad de oportunidades ( exigiendo que los niños salten de curso sin saber hacer la O con un canuto, por poner un ejemplo) son los que harán que sólo los educados en intituciones privadas, más exigentes, se encuadren en la casta dirigente. No le oculto que yo ya ahorro para los estudios superiores de C., que con dos años me mira sorprendida. No le oculto que pago seguros privados, una hipoteca que pesa, gastos derivados de mi actividad profesional y un largo etcétera. Y que muchas veces pienso que, posiblemente, sería más sencillo dejarse caer bajo la sombra del Estado, a verlas venir. La minería va a prejubilar a trabajadores con 41 años. Casi de mi quinta. Yo llevo ya la mitad de mi vida trabajando. Y nadie me prejubila. Ni la Primitiva.

Hans dijo...

Por supuesto. Planes de pensiones, seguros privados de enfermedad... en realidad, querido Sr. D., simplemente estamos duplicando el coste de nuestra tranquilidad, de nuestra "seguridad" (con muchísimas comillas).
En efecto, pagamos cotizaciones de S.S., sobre todo con objeto de generar una pensión de jubilación (pública) que no creo que cobremos pues en manos de estos la cosa va directa a la quiebra, y a la vez, en la medida que nos es posible, vamos ahorrando en forma de plan de pensiones (privado).
Del mismo modo, estamos pagando mediante las propias cotizaciones (más una parte de nuestros impuestos, a pesar de lo que esos tratan de decir) una supuesta cobertura pública de salud reventada gracias a la torpeza de los gobernantes de turno. Siempre pensé que tenía una obligación moral de hacerlo, pues considero, precisamente por una cuestión de Justicia, que un sistema de salud pública que garantice a CUALQUIER PERSONA LOS MEJORES CUIDADOS MÉDICOS POSIBLES es una obligación del Estado. Pago gustoso; ahora bien, lo de financiar los fraudes me toca los cojones. Y, además, y en definitiva, es evidente que si la estructura se ha financiado con mis impuestos y mis aportaciones y las de mis antecesores (nuestros padres, nuestros abuelos), quien venga "de nuevas" debería aportar más que lo que aporto yo; igualito que una ampliación de capital con prima de emisión: llegas de nuevas a disfrutar una maquinaria en marcha? No basta con que pagues "a partir de ahora": pagas un plus, pues cuando llegas la estructura ha sido financiada por otros.
Como eso no habrá político que tenga los webos de implementarlo me conformo -triste consuelo- con que se instaure alguna forma de co-pago: quien use, que pague al menos una parte. Modalizando la cosa para los menesterosos, desde luego, pero que pague. Así se eliminará significativamente el fraude, pues nada es peor que tener algo gratis. Es de dogma que entonces es cuando no se valora.

juan dijo...

cuánta razón tenéis todos, cuán de acuerdo estoy y por eso mismo, cuán innecesario es el ejercicio de masturbación mental en el que me meto con este comentario.
Todo cierto: la mayoría de los manifestantes/destructores parisinos o de cualquier otro sitio no son más que hijos de sistemas subvencionados, tolerantes hasta el extremo, de paganos (que pagan) cobardes como tú y como yo que pagamos al estado los servicios que no usaremos nunca, niños malcriados que ven en tirar piedras y quemar coches una nueva manera de divertirse.
Pero si llevamos al extremo las cosas, nos encontramos con la perversa realidad de todo ello. El sistema (El Sistema, perdón) funciona de miedo. Y cuando la seguridad, el transporte, la sanidad de los ricos no sea la del estado porque nos hayamos creado una que funcione mejor, habrán dos estados paralelos y ocupando el mismo lugar geográfico, uno en clara subida y otro en claro descenso en lo que dan a sus súbditos.
Lo mismo digo de la vida, la de verdad, la biológica. Si el día que sepa que voy a tener un hijo un médico me dice que por Xmil euros puedo evitarle a mi niño y sus descendientes la gripe, la lepra, el cáncer y el labio leporino con una fácil intervención genética, ¿como me voy a negar? Y en cincuenta años, la gripe, la lepra, el cáncer y el labio leporino lo sufrirán los descendientes de aquellos que no hayan pagado en su momento. Con la desventaja de que las empresas que investigaban la cura, con afán de lucro, por supuesto, lo habrán dejado de hacer. Y mis nietos serán más altos, más listos, más sanos que los otros, en una espiral inacabable que convertirá la raza en al menos dos: la de los ricos, y la de los pobres. Tócate los cojones, con perdón.

Hans dijo...

Completamente de acuerdo, Don Juan, sobre todo porque con sólo esta sintética entrada y vuestros tan atinados comments nos hemos convertido los cuatro en carne de horca por ser fascistas-burgueses, neocons y, más en general, hijos de la gran p*** a los ojos de la progresía.
En fins.

Hang Tucker dijo...

El progresismo es un complejo de culpabilidad???... Digo, porque nuestros dirigentes...

Aquí en los últimos años nos hemos convertido en los malos de la película. Es de mal tipo andar criticando al populismo. Así, tienes auto, casa, trabajo, vacaciones y todo lo que estamos hablando... y estás del lado de los malos, además de que lo tienes y por algo será, vaya a saber de dónde salió. Los buenos son los que manifiestan violentamente, porque no tienen nada. Claro que viven a expensas del Estado con lo que nosotros pagamos por ser malos.

Y ya me estoy mareando.

juan dijo...

es que en donde tú vives, Hang, las cosas son distintas y no digo que tengan razón los otros, pero se puede entender el resquemor social. Lo malo es que aquí el que viene a decirte que eres un facha repugnante por pensar que hay varias verdades y por tender a creer que el único progreso real es el que se puede medir de alguna forma es igual que tú, o sea, que yo, con la misma o mejor casa, con dinero y en general comodidad a raudales. La ideología con minúscula se ha adueñado de mi país, ¡socorro!

Hans dijo...

Grande Juan. Muy exacto.
Eso sí, lo de "clap your hands..." no me ha llegado.

juan dijo...

pues lo siento, gmail me dice que lo ha mandado.

Xurri dijo...

Pues sanidad y educación gratuitas y de calidad son los pilares de la libertad y la dignidad PERSONAL. No creo que las cotizaciones a la SS de los antepasados haya que contabilizarlas en el histórico. No es ningún mérito nacer aquí o allí... si acaso es una suerte y hay que compartirla.
A mi me fue de 1500 Km al norte o al sur ser lo que soy (que tampoco es ninguna maravilla, pero aquí estoy emitiendo juicios de valor para entretenerme a las 2 de la noche).
Por poner una opción discrepante.
Eso no significa que crea que haya que quemar coches o violentarse, para nada. Mi comentario va más bien por los comentarios. Contrapunto progresista, supongo.
Y trabajo, pago conscientemente mis impuestos (un buen pizco, a fe mía) y entiendo (algo) de qué va el sistema - nada de niñita pijipi, creo. Pero discrepante, anyway.
Enchanté, caballeros.

Hans dijo...

Xurri, completamente de acuerdo. Creo que la frase "considero, precisamente por una cuestión de Justicia, que un sistema de salud pública que garantice a CUALQUIER PERSONA LOS MEJORES CUIDADOS MÉDICOS POSIBLES es una obligación del Estado" es suficientemente elocuente.
Pero creo que estaremos de acuerdo en que la gratuidad hace que el usuario desprecie lo que se le ofrece. Eso ha de ser evitado.
Me temo que en el asunto sanitario hay tremendas bolsas de fraude no analizadas ni reprimidas. Cuando menos, de abuso. Supongo que estarás conmigo.
Por lo que respecta a la educación, de lo que no cabe duda es que ha sido el problema público PEOR GESTIONADO (o al menos uno de los peores). Y de eso, específicamente, la culpa es socialista (aquí si pongo partido). Hablo de enseñanza y hablo de Universidad. Hablo de vendettas de jovenes de izquierdas que tocaron poder y se pusieron a pasar facturas, no a construir un sistema mejor. Hablo de cómo ha sido una obsesión cargarse la enseñanza privada (que bien que mal soportaba la enseñanza en España, no se nos olvide) sin construir una enseñanza pública de calidad: sólo venganzas, sólo decir que la Iglesia (en cuyas manos en definitiva estaba ese tremendo poder que es dirigir la educación de los jóvenes) era manipuladora, mala, llena de abusadores de niños, represiva y mil cosas más: criticar gratuítamente, no construir. Y al frente de eso, la gente más rematadamente imbécil, inútil e indecente. Los timonazos que se ha dado a la resolución del problema aún han sido peores. Y si se adereza con el tratamiento adoctrinador en ciertas áreas ni te cuento.
Y, naturalmente, con lo que NOSOTROS pagamos se financian todos esos desafueros; y es que, efectivamente, Xurri, somos exactamente NOSOTROS, -no las grandes fortunas, ni las economías más débiles, no los especuladores financieros ni las compañías off-shore- sólo nosotros, la gente de alrededor de nuestra edad y que vive de lo que gana por su trabajo -profesional, o en empresas, en el nivel en que calculo que nos encontramos todos nosotros, los que básicamente pagamos esos impuestos desperdiciados.
Ya sé que el "pago de la prima de emisión" es de imposible ejecución. Sólo digo que los consumidores de ese servicio deben sentirse implicados y obligados para con él. De ahí la idea de co-pago. No es ninguna tontería, creo yo. Y es que la Sanidad Pública a pesar de todo lo que pagamos administra fondos limitados. O se recortan las prestaciones -no es deseable- o se racionaliza el gasto o se incrementan los ingresos. La cosa va directa a la Quiebra. ¿O no?
Me encanta, en todo caso, que haya voces discrepantes. Seguramente así aprenderé algo además de lo que ya he aprendido de las aportaciones adicionales de las voces con quienes más o menos coincido.

Xurri dijo...

EDUCACIÓN: No conozco el ramo lo bastante como para saber de dónde viene la ruina, pero hay que reconocer que existe y es un desastre total. Si la ruina es privativa de los sociatas o no, ahí tampoco tengo opinión. Cierto que en 8 años de PP tampoco se ha arreglado, que se diga, no hay más que oir hablar a un maestro para saberlo. Pero en fín, en estos momentos los conciertos escolares están beneficiando generosamente las escuelas privadas de forma independiente de su ideario y religión, al menos aquí en CAT. Para repateo de los colegios públicos que se ven sin fondos ni recursos para atender a su alumnado cada vez más complejo. El tema inmigración es fuerte aquí; en la clase de mis sobrinas solo hay 3 o 4 "nativos"... En fin, la corrupción de los sociatas está ahí, para vergüenza y escarnio de todos, dificultando las opciones de los progresistas, pero la del PP tampoco queda atrás, tal vez esté mejor hecha y por tanto sea menos visible - son muchos años de entrenamiento, que se notan. Merde para todos ellos.

SANIDAD: El copago para una enfermedad banal no es discriminatorio - casi. Puede incluso mejorar el problema del abuso. Por otra parte lo que llegamos a pagar para mantener la SS es bastante más (de 3 a 10 veces para un sueldo normalito) de lo que cuesta una mútua y un plan de pensiones. Cierto que las mutuas se apoyan en la SS que es un contento, but... es evidente que la gestión es optimizable.
Ahora, el copago para un cáncer que se complica ES DISCRIMINATORIO. Se dan situaciones de ruina familiar dramáticas una vez el paciente se muere y solo deja tras de si facturas de todos los intentos deseperados de salvarle la vida. O lo que es peor, quien decide no intentar nada para no arruinar. Por poner un ejemplo televisivo tipo americano.
Osea que completamente EN CONTRA. La cobertura sanitaria es lo mejor que tenemos y hay que preservarla. Lo que hay que regular es la gestión, y ahí si te doy la razón. Entraría a dar argumentos de porque va mal y cómo arreglarlo, pero creo que abriría la puerta a los monstruos revolusionarios que llevo y entonces no acabaríamos jamais.

kss.

Hans dijo...

Xurri,
La puntualización es extremadamente acertada, por supuesto, y ciertamente coincido con ello. A eso me refería con "me conformo -triste consuelo- con que se instaure alguna forma de co-pago: quien use, que pague al menos una parte. Modalizando la cosa para los menesterosos, desde luego, pero que pague."
De todas maneras, es muy probable que una cierta racionalización y control del fraude aflorase disponibilidades para "hacerlo mejor".
Por lo que respecta a la educación: hay como cuatro cosas que, si tuviésemos gobernantes comme il faut, serían objeto de un pacto de Estado de verdad, que trascendiera legislaturas. En descargo de los peperos y Ánsar hay que decir que en ocho años no se puede deconstruir el desastre de casi quince. A su cargo, no ser capaces de demostrar su capacidad (si la hubiere) y proceder a iniciar esa política inteligente de largo plazo; y sin embargo hacer demasiado caso de sectas inadmisibles.
Voto naturalmente por la donación de abundante seisse (Shit, merde) para todos ellos, desde luego :-D
Y por supuesto, póngase V. revolucionaria si es menester. A mí me irá muy bien conocer puntos de vista -fundados, respetables- diferentes. Aprenderé, insisto.