27 octubre, 2005

Nègre i blanc.

Como sabéis, la vendimia terminó, y ya se está elaborando.

Ayer tuve una reunión de asunto no vitivinícola que se celebró sin embargo en una bodega, concluyendo con un almuerzo cuidadosamente vinificado: un blanco Macabeo para empezar; Los Planos 2003 a continuación (mirad la ficha de cata y la referencia del Wine Advocate, a quien deberían dársele dos tortas en general, pero en esta ocasión tiene razón; Corona de Aragón Garnacha 2004, seguidamente, y un Monasterio de las Viñas Gran Reserva que estaba también muy rico para concluir. El resto de la mesa tomó moscatel para acompañar el postre (yo paso de esas cosas).

La cosa se remató con una cata (en el sentido estricto, buchitos breves, desechándolo seguidamente. Si no, ya podéis imaginar que hubiésemos acabado inadmisiblemente, y estábamos trabajando) de cinco varietales tintos y uno blanco de los que saldrán los coupages de la añada 2005. Shyrah, Merlot, Cabernet Sauvignon, Garnacha y Tempranillo. Macabeo. En pura rama, sin filtrar, puritito zumo de uva que ha convertido el azúcar en alcohol. Alguno de ellos exquisito (en particular me sorprendió, aunque soy mucho más de tintos, el blanco, que estando completamente turbio, estaba delicioso).

Sigue sorprendiéndome el vino, como el pan, como el queso. ¿A quién coño se le pudo ocurrir fermentar la resulta de mezclar con agua el grano molturado, fermentarlo, y adicionarlo a más masa de esa para seguidamente hornearla? ¿Cómo se le ocurrió a alguien que después de la fermentación maloláctica (que no es que tenga un aroma muy fino) saldría algo tan sublime como el vino? ¿Y el queso? ¿Quién pensó que la leche mega-estropeada daría lugar a algo TAN rico?

Y lo que me sorprende más es... ¿cómo es posible que en razón de las palabras de un tipo AMERICANO (pronúnciese con cierto desprecio marginal) se modifiquen tendencias y se establezcan los paradigmas MUNDIALES del vino? El otro día, en cierto restaurante en Zaragotham donde se come bastante bien, y, sobre todo, se bebe vino fantásticamente (tiene una amplísima bodega desde hace muchos años y va dando salida a añadas absolutamente fuera de mercado a precios civilizados: vinos de 1965, 70, 74... han caido ahí sin daño de nuestros bolsillos, y, como están conservados formidablemente bien, hemos salido muy satisfechos en un 85% de las ocasiones) el sommelier quejoso decía que todo el modelo de tintos con madera al estilo rioja clásico, con perspectiva de guarda de diez años o más tiende a desaparecer. Los vinos que hoy se elaboran, los que se consumen usualmente, son vinos de MUY mala conservación.

Parte de la culpa es de los turpérrimos paladares yanks que por de$agradable$ motivo$ constityen demanda buscadísima por la oferta, que es, así, mal dirigida, y, al no tener ni puta idea, necesitan TAMBIÉN de gurús vinícolas; por ejemplo, y sobre todo, Robert Parker.

Otro elemento del desastre es que se está haciendo vino en Australia, Suráfrica, Chile y Argentina, en explotaciones inmensas y mecanizables, siguiendo modelos poco europeos. Al final, el paradigma de vino para demasiada gente no es el francés, italiano o español, si no esas cosas tan poco europea (algunas excelsas, por cierto: Guelbenzu, una empresa MUY inteligente, se ha montado una bodega en Chile y hace una cosa que se llama Guelbenzu Hoppe con una uva que jamás probé -hasta el lunes-, la Carmenere y que está muy rico, extraño y cítrico. Encima es sensato en precio)

Esto es muy peligroso. Tanta biodiversidad y tanta leche y se olvidan de la parte más importante de la misma. Os imagináis un mundo en que SÓLO hubiese quesitos de loncha de esos tan americanos? O sólo pan de molde? Urghs...

10 comentarios:

Sr. D dijo...

Hans, Hans....En todo e acuerdo. Especialmente en el Guelbenzu, bodega sobre la que espero que nos detengamos más adelante y que forma parte de la lista de los imprescindibles de D.; pero no sea cruel con los americanos...¿Cree que hay muchos españoles con sensibilidad para apreciar vinos?...

Hang Tucker dijo...

Hans,

Te retractas o te mando una legión de pintores y albañiles para que tengas.

No por nada, pero si algún día desembarcas en Buenos Aires te paseo por cuantas vinotecas soportes y después te llevo a unas cuevas para liarte con variedades de pan, quesos y exquisitos chardonnay, riesling, pinot gris y lo que se te ocurra. Cuando pidas disculpas ordeno la serie de carnes rojas acompañadas de merlot, malbec o algún bivarietal de corte excelso; y a los postres... nada, que el vino dulce es para misa.

Que conste.

Sr. D dijo...

Elogio y refutación de los vinos de postre ( una defensa sentimental de los vinos de Málaga). Próximamente en sus pantallas.

Hans dijo...

Evidentemente me expliqué mal. ADORO los vinos de tu tierra (y esa sabia explotación de la malbec que en España, por ejemplo, no se gestiona, salvo muy poquito en algún Vega Sicilia), me encantan y sé que hay vino de siempre y bueno (como en Chile; incluso los de Zinfandel de Suráfrica, o el uso de la Mourvedre en Australia).
Mi crítica es al que procede de uva hecha "en explotaciones inmensas y mecanizables", sic. Al vino "industrializado"
Por supuesto siempre dispuesto a probar más argentinos :-D.
Señor D, le pierde la Patria, témome :D. Soy poco de dulces.

juan dijo...

pues yo tampoco estoy de acuerdo, y eso que los vinos que bebo y amo suelen ser españoles, pero he bebido cosas chilenas, argentinas, californianas y (sobre todo) australianas absolutamente maravillosas. Me estoy acordando de un Penfolds de quitarse el sombrero hasta que llegó la cuenta, claro.
Y de acuerdo con que los vinos cada vez tienen menos vida en botella pero es que eso no es malo en sí mismo: es el zeitgeist.

Hans dijo...

Precisamente estaba pensando en Penfold's cuando hablaba antes del uso de la Mourvedre: su FORMIDABLE combinación Shyrah-Mourvedre 1992, querido Juan (Penfold's BIN 6 Shyrah-Mourvedre 1992 si mi memoria no falla). De hecho, las primeras seis botellas que aterrizaron en Zaragotham de dicho producto las hice mías después de beberme la primera. Inmenso.

De todos modos, te diré que hay Penfold's muy "de batalla" no demasiado caro (en el entorno de diez euros en tienda) y por otra parte perfectamente prescindible. Uva hecha en latifundios de ochocientas hectáreas o más, mayormente [(c) Juan]. Penfold's debe ser una megaempresa de la leche, con muchas ramas diferentes.

Por cierto, Hang, que sepas que una de las más graves deficiencias de mi (cuidada) formación espiritual es no haber estado todavía en BsAs, pero trataré de enmendarla, y en tal caso serás uno de los primeros en saberlo.

Palabra de verificación de hoy: TXOXGSIZ. Parece un nombre de un txakoli (getaria txakolina), jurljurljurl.

juan dijo...

2 cosas más: los americanos molan mucho más de lo que los europeos tendemos a pensar. son emprendedores, listos, miran a las cosas desde lados nuevos y ven ángulos diferentes. Voto por la diversidad de opiniones y por el respeto a lo original. La tradición como argumento de crítica me parece propio de gente menos lista que tú.
Y lo segundo, por alguna razón en los últimos tiempos prácticamente no bebo más que Evo de Guelbenzu (y Gago que es una maravilla, los vinos de toro me dejan sin habla), y de blancos el ya manido belondrade y lurton y guitián, y eso que a mi no me gustan los blancos (el mejor blanco suele ser un tinto, que diría mi amigo Antón)

Hans dijo...

:-D
TIEMPOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!

Pido tiempo muerto y autorización para explicar una cuantas cosas que he escrito manifiestamente mal en esta desafortunada entrada (por la cantidad de cosas que estoy teniendo que explicar, no cabe duda no lo hice bien al principio):

a) Naturalmente, mis disculpas vendrán en primer lugar por emplear AMERICANO por estadounidense. Mal, muy mal. Sobre todo, cuando lo que quería era criticar al Parker, y ello traía causa de la JODIDA ENVIDIA QUE ME CORROE cuando pienso en él por obvio motivos, jurljurljurl...

b) Seguidamente, he de decir que no soy de la Liga AntiYankee tan al uso, para nada. Tengo MUCHO respeto a los norteamericanos por muchas cosas, y no son las menos importantes las que dice Juan (Sajoío, va a resultar a ahora que Hans es Don Luis, el Hidalgo de "Bienvenido Mr. Marshall").

c) "Voto por la diversidad de opiniones y por el respeto a lo original". Juan, POR SUPUESTO. Dios me libre de no apreciar, querer, admirar la originalidad (si no, uno se aburre y se enquista, btw). Pero no sólo con el vino, es con todo.
Lo que quería decir, sobre todo, es que el aprecio por las novedades no puede hacer que la tradición en el vino se vaya a la basura. Vamos, que me encanta el 890, 904, Ardanza, Arana y Alberdi y creo que Rioja Alta, por más que sea muy clásico, debe seguir “siendo así”. No veas crítica desde la tradición. Más bien, defensa de la parte buena de la tradición (y cachondeo, por cierto, de los parvennues que no saben de la misa la media y piensan que por haber bebido Roda I un par de veces, alguna cosita de Álvaro Palacios ya saben qué es esto –dentro de que casi nadie sabe nada en este mundo tan praeterpijo y pretencioso-)

d) Superafavor [© Tornado et al] del Evo. Uno de mis permanentes objetos de admiración y consumición. Inteligentísimo. Exquisito. Desde el 89 que pusieron por las nubes como mejor Navarra del Año, del que un buen amigo me regaló hace mil años una botella, soy fiel y leal consumidor.

Que tengáis un excelso fin de semana. Me voy a una casa rural cerca de Sigüenza a mojarme con la famiglia toda ella.

Sr. D dijo...

Pues en Sigüenza, a mi entender, hacen el mejor café del mundo. No coma en el Parador. Ya contará. Ya hablaremos. Es usted un saco de sabiduría practica y sorpresas varias.

Xurri dijo...

Del Don simón ni hablamos,no????
;-)))

aiiiiisss