25 octubre, 2005

Domus Hansis II. Paradiso temporalmente infernal.

Quedamos, pues, en que Hans, ubicado en el zentrum zaragothamano se enfrentaba a un triple frente de debate:
a) Arrendadores de fermosos pisos centriurbanos;
b) Compradores de suelo;
c) La progenie.

Dios, que en realidad es bueno, y la LAU*, que es muy jodida pa' los propietarios, se pusieron del lado de Hans. Como también se puso el no menos jodido régimen jurídico económico de las separaciones matrimoniales entre propietarios de fermosos pisos centriurbanos.

Vamos, que "enderrepente" mi Landlord y mi Landlady consideraron que "casi que vendían el piso"**: alucinen Vdes., sin casi no haber dicho nada (en una conversación de café mínima, yo había hecho una mención completamente lateral) me encuentro con que la contraparte es vendedora. Cirios a la Virgen. Brindises diversos. Jolgorio y francachela en Chez Hans.

Ah, pero ahí está la espantosa modernidad del dinero. El valor en el mercado de un piso como el que nos ocupa es cosa jodida. A propuesta de Landlady, hablo con el Landlord, todo un señor para quien estas incómodas cuestiones económicas no deben enturbiar una relación entre caballeros. Me da un precio. Nuevos cirios a la Virgen. Más brindises diversos, Jolgorio y francachela, nuevamente Chez Hans.

Landlady descubre el ofrecimiento de Landlord y dice que de eso, nada. Que eso es poco. Momentos de tensión. Debate. Indicación por parte de Hans (muy elegantemente, natürlich) relativa a la virtualidad de la prórroga automática de los contratos de arrendamiento de vivienda a CINCO AÑAZOS.

Acuerdo. Por tercera vez, cirios a la Virgen, brindises diversos, Jolgorio y francachela. Comienzo de la debacle financiera, claro: Hans empieza a no dormir por las noches, 50% por la felicidad de la nueva casa, 50% por la pregunta "¿Cómo coño pago yo esto?". Puta burbuja inmobiliaria, urghs.

Y sin embargo es precisamente la jodida burbuja inmobiliaria la que acude en ayuda de Hans. El suelo ése en que otrora pensó en plantar sus reales Hans' family, así como Hans' Cars y Hans' electric guitars ha incrementado su valor...

En fin, no entraremos en sucios asuntos crematísticos: Hans está endedeudado hasta las cejas hasta el día del juicio final por la tarde, peeeeeeeeeeeeeero no ha tenido que empeñar además una libra de su carne, gracias al concurso de la venta del terrenito, pues un amable promotor me ha quitado de las manos:
a) el terrenito;
b) el proyectito;
c) el divorcio de MBO y Hans que hubiese sido segura consecuencia de la iniciación de las obras del jodido chalete (sic).

Y dirán Vdes. "Hans exagera en cuanto a "c""

Y no. Miaja. No exagera miaja. Prueba de ello es la tensión dialéctica en chez Hans estos días. Hay OBRAS DE REACONDICIONAMIENTO DE NIDO EN CHEZ HANS. Me uno así a Dwalks a quien golpean los mismos embates de la adusta fortuna. Urghs.

El pisito de constante mención dispone de inmenso salón, de un ala separada donde estaba (sigh, snif) mi estudio y el cuarto de juegos de la progenie (estructura perfecta: no se les oía a ellos de día, y a mi no se me oía de noche cuando estaba tocando). Aparte de ello, había un dormitorio para las dos niñas, otro para UPMM, nuestro dormitorio y esas cosas tipo lavabos y cocina que no entran en el pack a que me estoy refiriendo.

Pues bien, para mi desgracia por tantos conceptos, UPFM se está haciendo mayor, y de ello se deriva la necesidad de cuarto independiente. Así pues, se queda con el cuarto de juegos. Y, de rebote, UPFm se queda con el estudio. Urghs. Acabó la paz e independencia del pater familias. Y no sólo porque el aislamiento de la progenie ruidosa se acabó y porque Hans se quede sin estudio. Es porque (ay!) hay que hacer obras. ESTOY EN PLENAS OBRAS. Cambiar radiadores. Acuchillar parquet (EL HORROR, SEÑORES, EL HORROR). Cambiar instalaciones eléctricas. Sustituir ventanas y cerramientos exteriores. Pintar.

Vamos, que MBO y yo no nos mordemos entre tanta suciedad y desastre (mi salón de casi 50 m2 se ha convertido en puto guardamuebles y mi dormitorio está recubierto de polvo par tout) porque somos muy civilizados.

Si a eso se adicionan cantidades ingentes de trabajo... Sí. Creo que esta es de esas ocasiones en que uno piensa en cortarse las venas por tres lugares bien diferenciados en orden a asegurar una rápida salida de este mundo cruel en que hay obreros ruidosos y ensuciantes, y demasiado trabajo, y poca comprensión, y JODEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEERRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Y todas esas cosas. Pero no hay problema. Resurgiré de mis cenizas cual Ave Fénix. Lo que no sé es -sigh!- cuándo.

Besos y abrazos.


* LAU: Ley de arrendamientos urbanos.
** A la sazón yo desconocía la causa.

12 comentarios:

katrin dijo...

Se te ve tenso... ya pasará.
Tendrás que reubicar las guitarras.

Exagerada dijo...

Vale, decidido, me voy al chalé.

Dra.B dijo...

Oye, pues si que es chungo lo tuyo. Lo que no sé es como volviste de Madrid el otro día.
Un consejo si cortas las venas, o lo haces con una motosierra o metete en la bañera con agua. Si no, las plaquetas cumplen su mision y sólo te quedas con unas cicatrices más feas que las pulseras de stronglife.

Hang Tucker dijo...

Jajaja!!!... Aahhh Hans, como me duele el comentario, si hasta me hace lagrimear por eso de identificarme con la situación. Afortunadamente Leah me concede el favor de estos arreglos cuando estamos de vacaciones. A más de cien kms. el polvillo no me molesta tanto.

Awake at last dijo...

XDDDDD, y espera a que te pasen las facturas de las reformas, XDDD

Besos!

Quic dijo...

Ya lo estoy viendo: "Pero Hans, ¿quién le ha hecho a usted esta chapuza?", y de ahí en adelante. Atento a los trasladadores de muebles y unos de sus hit singles favoritos: "Pa mí, pa mí. Con talento, eso, con talento".

Salten de alegría los afectados por las obras, que ellos irán directos al reino de los insomnes.

arbusto el guerrero dijo...

ánimo, Herr Hans. Unas obras no son nada.
Si te sirve de consuelo, mañana irrumpirá en mi humilde morada un ejército pertrechado de pesticidas. "Revisión anual", dicen. Tenemos que desalojar todos los muebles y armarios, y poner todo (sí, todo) en un montón protegido con plásticos. Lo cachondo es que, durante los próximos días , habrá "actividad de insectos más alta de lo normal" debido a la acción de los pesticidas.

Enjoy.

S dijo...

Sí, sí, mucho estrés, muchas obras, mucho cabreo y mucho todo, pero ya me gustaría a mi tener un salón de casi 50m cuadrados y un pisazo así en el centro de la ciudad :P Bueno en realidad, ya me gustaría a mi tener un pisito más o menos decente en estos tiempos que corren...

En fin, que toca respirar hondo y ya verás como pasa rápido (siento lo de tu estudio, eso sí que sé de lo que hablas ;))

Besos

Hans dijo...

Eso espero, Katrin.
No hace falta exagerar, Exagerada.
Volví por que no estabas, Dra.
Hang, danke por la solidarnosc.
Awake, lo de la espantosa modernidad del dinero es un problema que me plantearé mañana (Cfr. "Gone with the wind")
Quic, "prefiero no pensar, prefiero no sufrir"
Arbusto... me superas. Eso es aún peor.
S, queridísima, nos llevamos diecisiete años. Al menos déjame tener un salón grandote. Con drei kinder es imprescindible para la superviviencia (lo del estudio creo que iré resolviéndolo, gracias a Dios).
Besos y abrazos.

e-jay dijo...

Trabajas más ahora mientras están las obras para llegar más tarde a casa y sufrirlas menos???

Hans dijo...

Casi siempre curro de 08.30/09.00 a 21.30/22.00 (aunque como a mediodía en casa en general). Hoy en particular tengo que irme a las 20.00, pues tengo que desmontar unas cosillas... urghs. Y el viernes trabajará singin' Rita.

Xurri dijo...

La progenie crece en tamaño y en requerimiento de espacio. Los progenitores van cediendo a la expansión.

Tal vez hemos dado con la clave de la ambición económico-social. El crecimiento del nivel social permite que el big-bang se expanda a nivel inmobiliario, también. Las UP tienen su espacio mayor, los adultos no renuncian al suyo.

Yo quiero un a casa con piscina, pero no creo que la consiga. Mientras me he abonao al gimnasio del barrio, que no siendo lo mismo, tiene algo que ver.