03 septiembre, 2007

Term start

En fin: UPMM ya está en Windermere. El sitio ése de la 'afoto', sips. Gracias a una reunión parecida a esa que me obligó a regresar de mis vacaciones el domingo, 19 de agosto, mi dilecto primogénito se fue a la referida localidad con MBO el día 3, el lunes pasado. Snif. Me consta que el viaje fue ligeramente peregrino, pero en todo caso, de lo que mi amada me decía, deduzco que MONARCH, 1-RYANAIR, 0. MBO no tuvo que morderle el ojo ni nada a la gente de la compañía para embarcar dos maletones, dos, de veinte kilos each. Perdón: uno de ellos, sólo de 18.5: 'una lástima, -decía MBO- aún podría haber cargado algunas cosas más'. No se me ocurre cuáles, pero bueno. Lo que no se puede discutir es que, probablemente, MBO es la única persona capaz de reformular un viaje en tren desde Manchester a Windermere sobre la marcha con unas imposiciones de tiempo tan exigentes. A pesar de la cosa ferroviaria británica, como es sabido jodida por la Thatcher, who didn't fancy it at all.

Como es natural, y dadas las fechas de aniversario de UPMM, el sábado inmediato anterior a su partida el joven celebró su fiesta de despedida/cumpleaños, con su carne a la brasa de la parrilla que mis queridos padres han instalado junto a su piscina, cosa que convino bastante a los jóvenes y voraces invitados de mi hijo. Grande, eso de descubrir que estos chicos ya van teniendo una edad y un predicamento, yo, que les he visto crecer. Snif (2). Incluso cuando le tiraban tejos de baja intensidad a UPFM, que se negó en redondo a irse la primera de la fiestecilla a casa (p'a ratos: iba a irse, la plus belle du bal, renunciando así a tanta admiración adolescente. Jojojojojojo).

En fin... y que he estado yo muy triste, coño. Hoy, por fin, UPMM se ha dignado hacer uso de ese segundo teléfono móvil británico que se llevó para contarnos que todo va bien, que come bien (¿?) a pesar de la escasez de verdura, que las clases de física y química son con prácticas de laboratorio y que ayer estuvo navegando. Es posible que temas recurrentes en Vladivostok en los próximos tiempos sean Windermere, St. Anne's, las cosas de sus 250 alumnos o su si es-no es Hogwarts, o del 'Jefe ' de su casa y monitor de Deportes (Militar licenciado del Ejército Británico. Uno no puede evitar pensar en un tipo de pelo ralo, poderoso e hirsuto bigote, dirigiéndose a sus discípulos que, adecuadamente embarrados, se arrastran bajo fuego cruzado por una pista americana: 'caballeros, me temo que no están ustedes procediendo suficientemente rápido. Quizás los señores desean disfrutar otra vuelta a la pista', con apenas contenida mala leche) O no. Depende de lo que UPMM cuente [potencialmente muy poco, dado su status adolescente-silente(redundancia)]. De momento, del speech de la Jefa de Estudios, algo grande: 'Esto es un colegio y por tanto el estudio y la docencia son cosas muy importantes, pero, en realidad, lo que queremos es ayudarles a descubrir su pasión, porque una vida vivida sin pasión es menos vida'. No se me ocurre nada mejor que hacer con tipos de dieciséis años. Y con uno muy concreto, qué caramba.

UPFm empieza mañana el curso y anda de una mala leche apenas compatible con su reducido tamaño. UPFM, elevada por ausencia de su hermano a la condición de 'hermana mayor', con sus correspondientes privilegios de mando, camina rozagante por la casa puteando en cuanto puede a la peque. MBO y yo ahogamos las penas tomando black velvets, el cocktail del verano 2007, y dormimos como lirones (¿qué nos han dado?) Nuestro propio curso empieza poderoso: una vez más, tengo trabajo para cuatro como yo y plazos numerosos que finan, si o si, esta semana. Y muy pocas ganas de torear el 75% de ellos. Y MBO, con toda posibilidad, deberá regresar a Indonesia la que viene (cosa que me jode un ciento).

La lectura de las otras tres novelas de la tetralogía Berlin Noir de Philip KERR, protagonizadas por Bernie Gunther, ha sido compañía en estos primeros días de septiembre que, a pesar de soleados, han tenido un algo grisáceo: Violetas de marzo, Pálido criminal y Réquiem alemán me han gustado más que la última parte, la primera que leí (Unos por otros, de la que ya hablé). Y me han gustado más, no sólo porque estas tres están traducidas con mayor destreza por una tal Isabel Merino, si no porque los argumentos, perfectamente independientes entre sí, resultan más atractivos. Además, evidencian un fenomenal conocimiento de la política interior alemana de entreguerras (aunque Réquiem alemán ubique su acción una vez terminada la guerra e invadida la Gran Alemania por los ivanes); sólo la precisión histórica de que hacen gala merece que se les preste un poco de atención.

Otro material: El secreto de Christine, de Benjamin BLACK. Por lo que leo, el tal BLACK es un conocidísimo (no para mí, desde luego) y largamente galardonado escritor irlandés, John BANVILLE. Confieso mi absoluta ignorancia: jamás había oido hablar de él. Parece ser que nuestro escritor ha dedicado tirarse a la novela negra, y da a imprenta esto (Título original: Christine Falls. Con dos cojones, los de Alfaguara, una vez más). A caballo entre Dublín y Boston, una historia sórdida de tráfico de niños neonatos no deseados, reubicados en el Nuevo Mundo en internados de los que saldrán para convertirse en pastores y monjas de la Iglesia (católica, naturalmente), adobada con su dosis de parricidio ocultador de deshonras, alcoholismo (supongo que esto es un estándar si uno escribe acerca de Irlanda) , organización mafiosoide de base católica, -cómo no- y tono gris rata. Me recuerda un poco algo de novela americana- más-que-negra, HIMES, probablemente, de ésa que describe sordideces en que el aspecto policíaco es una mera excusa. La novela expone, y, salvo la obvia catolifobia que rige por fuerza el desarrollo literario en cualquier pais esencialmente católico (¿no les suena?) no critica mucho. Y, afortunadamente entre tanta sordidez sofisticada, el Inspector cansado de tontadas da la de cal en cuanto a que los malos se van a llevar la del pulpo, gracias a ciertos documentos salvados por el médico borrachín y autotorturado. Eso sí, en la última página. No sería exacto decir que no me ha gustado, pero no la recomendaría. Hay mucho material de este tipo escrito hace cincuenta años, la verdad.


Contrapartida sorprendente, en la lectura de cuya página 113 estoy en este momento: La interpretación del asesinato, de Jed RUBENFELD. 1909: Freud llega a los Estados Unidos y se tropieza con un asesinato con tortura previa y una 'tentativa-de', cuya víctima, amnésica, no puede hablar, 'evidentemente' (ejem) afectada por la neurosis correspondiente. La cosa promete. El autor es un jurista yanky (definido, al decir de la solapilla, como 'El escritor de temas jurídicos más elegante de su generación'), licenciado en Harvard con una tesis sobre Freud y estudios avanzados sobre Shakespeare. Yo diría que el autor ha dibujado un prota que es él mismo, con apenas dos brochazos para disimularlo, y me parece bien. Y hasta el momento, el orgulloso constitucionalista usano me está satisfaciendo adecuadamente. Éste sí que lo recomendaría, oigan... aunque me quedan 420 páginas para decepcionarme, claro. Así que me callo, por el momento.

Que empiecen Vdes. bien su curso.

8 comentarios:

Sperrit dijo...

Me ha tocado Vd. la fibra sentimental... casi me pongo triste al leer el envío de un hijo a estudiar fuera, yo, que creía que era sobre todo una liberación!

En fin, que Vds. lo sufran bien ;)

Xurri dijo...

ains, Hans, le veo penosillo en general... espero y supongo que la propia escritura habrá obrado de catársis, y a estas alturas se encontrará de nuevo gozando de la vida sin más snifs, hasta allá donde le permita el pluriempleo al que se ve forzado para cubrir las necesidades del oficio.

Porque la opción de aprovechar la circunstancia para viajar a indonesia... no, no?

Tomo nota de la literatura negra y no negra, para poner en la cola - o mejor, en favoritos, para posterior referencia en cuanto se me acabe la columna de volúmenes que aguarda mi atención.

Dicho lo cual, regalo aquí graciosamente un pequeño diagnóstico:
"depresión postvacacional".
Es transitoria, leve e insustancial, aunque jode, vive dios. Se trata estupendamente bebiendo (y brindando) una copa de blanco bien frío con cierta leona, emulando a Brunetti & co en una cocina donde se prepara algún platillo italiano, mediterráneo, sencillo y sabroso.

Besotes.

Awake at last dijo...

Yaa voolveráaaan (los dos),

ea ea ea eaaaa

ea ea ea eaaaa...


XD

Mks.

Hans dijo...

SPERRIT, también tiene su efecto liberatorio, en cierto sentido, pero da penita.
XURRI, querida, como se puede imaginar es im-po-si-ble, pero en todo caso creo que iré a ese pais el día que el Infierno se congele o el día en que las ranas críen pelos (lo que suceda más tarde). Lo que me jode es que MBO se tenga que ir (y a ella tampoco le apetece nada).
AWAKE, no se me ría V., questoy mu' sensible (juás!)
Digamos que a todo lo antedicho se añade el hecho de que de mis tres despachos, sólo está incólume el menos imprescindible (el más 'de luxe'). Los de currar en serio están:
-1 ó a): completamente en perdición después de que los vecinos hijoputas del ático de arriba permitiesen fugas inmensas de agua que se cargaron la escayola, las molduras de yeso y la pintura de mi techo. Pestazo a humedad y desastre. Necesidad de esperar a la solución de la puta terraza. Necesidad de irme a una mesa-ubicación provisional (todo el verano). Ése está recién pintado, pero aún sin ordenar y yo sin regresar a él. Resolver eso (y cortarme el pelo) son mis objetivos de este fin de semana.
-2 ó b) Entre tanto, en la ubicación #2 deciden que se van a hacer obras de rehabilitación del edificio, de lo que resultará que dentro de 20 meses tendré un despacho súper-´moelno', guay, ideal de la muet-te. Entre tanto, desplazado a un edficio colindante: mi despacho, no muy allá (pero en fin, tampoco es para quejarse) y con miles de cajas de documentos par tout)
Yo es que soy un tipo ordenado y esto me saca de mis casillas, y además esta semana y la que viene son infernales (de trabajo).

Hans dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan dijo...

¿black velvet? ¿Con qué los haces? Oficialmente es mitad guinness y mitad champagne, preferiblemente dom perignon, ¿os estáis bebiendo el champagne en calimocho?
por cierto, en vez de pensar en la tristeza del abandono de los niños pensad en lo que se va a elevar su espíritu con la simple contemplación de Windermere, que recuerdo como uno de los sitios más bonitos que conozco

Hans dijo...

He llegado a la conclusión, Juan, de que la Guinness es excesiva, demasiado invasiva: la Leffe morena es más adecuada. En cuanto al otro 50%, Juve y Camps Reserva de Familia. Supongo que es discutible, pero el punto de acidez es adecuado. En todo caso, no tengo Dom Perignon en casa, y, qué quieres, tendría mis dudas antes de 'calimochizarlo' ;-D
En cuanto a UPMM, está cojonudamente, según he podido constatar en mis conversaciones con él. Y no me extraña: yo también querría.

Pongo dijo...

Ahhhh...Que bonita casa....