10 febrero, 2007

Olegario

La imbecilidad progresisto-institucional patria (aunque les fastidie) ha vuelto a escupir. Resulta que uno de los del pelotón, de nombre Olegario, estudiante según parece de ciencias económicas (mirá vós!), antiglobalizado, concienciado, ideologizado y con una empanada mental importante, ha considerado oportuno opinar acerca de la cosa del elemento De Juana Chaos.


Recordemos: De Juana Chaos, un individuo condenado por un número de asesinatos que da escalofríos escribir, estaba a punto de cumplir con la -brevísima, señalaré- condena que conforme a la norma le era aplicable. Dicho elemento, no contento con no haberse arrepentido por lo que hizo jamás (aunque esto es jurídicamente intrascendente) procedió a redactar dos cartas que se publicaron en órganos de propaganda abertzale (abertzale es un eufemismo, en batúa, para ideología justificadora del asesinato, chantaje, coacciones, secuestro...) en cuyas cartas, dado como se las gasta la banda chantajista y asesina, podemos afirmar que se dictan sendas condenas de muerte para un número bastante elevado de funcionarios españoles.


Como es natural, dichos textos dieron lugar a su procesamiento, que condujo al dictado de Sentencias condenatorias perfectamente sólidas en términos jurídicos: coacciones, pertenencia a banda armada. Pena: doce años de reclusión. ¿Es una sanción excesiva? Pues hombre... Digamos que lo único inadecuado aquí ha sido el comentario del Ministro de Justicia, que tiene menos luces que un barco espía. En todo caso, el asunto está todavía sub iudice en razón del recurso interpuesto por el elemento.


En fin, al elemento -De Juana, quiero decir- le parece mal, invoca eso tan bonito de la libertad de expresión (una libertad de expresión que su banda asesina respeta con mucha diligencia, por otra parte) y se pone en huelga de hambre.


Es posible que el elemento muera. Digamos que él ha tomado su decisión, él sabrá lo que hace. Es un acto de voluntad. Si es que casca, habrá un hijo de puta menos sobre la faz de la tierra.


No es eso lo que me mueve, hoy, a reflexión. Me encuentro con que un pelotonero, de nombre Olegario, opina. Como siempre, con la pobreza intelectual que caracteriza a los tipos cuya manera de ganarse la vida es pegar patadones. Evidentemente, el artículo publicado en Berría (que podéis encontrar aquí traducido al castellano) es una sarta de tontadas que no merece análisis ulterior: coñazo de rojete independentista con el riñón bien forrado, claro, que no ha leido en su vida y que desliza comentarios imaginativos (¿qué juicio al subnormal de Rubianes? ¿de qué habla el pelotonero?)


El pelotonero acaba con la siguiente frase (con cuyo primer inciso no puedo dejar de estar plenamente de acuerdo): "Vamos, que tengo un lío enorme en la cabeza. Este estado de derecho tiene muchas zonas oscuras, y me hacen dudar. Todo esto huele a hipocresía. Y con toda esta hipocresía se termina la buena fe".
Una cierta exploración de la güé me ha llevado a lo de su libro 'Viaje a Itaca', presentado en un centro okupa, a su manifestación acerca de Carrero Blanco como campeón de salto de altura, a sus comentarios acerca de la Catalunya trionfant que tornará a ser rica y plena, y que cuando el Barça (¿Bar-s.a.?) gana al Madrí es como ganar la guerra civil, o así.
Como es natural, la marca comercial patrocinadora, Kelme según parece, le retira el patrocinio en razón de su apoyo al etarra. Y se organiza la de Dios. Izquierda Republicana de Cataluña prorrumpe en los habituales gritos histéricos. 'Ofensiva anticatalanista', dicen.


Tengo un profundo respeto por la libertad de expresión. Tengo, de hecho, un profundo respeto por las Libertades Fundamentales, por la autonomía del individuo, y considero que un logro del Estado Civilizado es precisamente que no haya cortapisas a la libertad de expresión diferentes de las que previenen las normas penales. Sin embargo, cuando se montan números de estos, recuerdo que el individuo que ejerce su derecho a la libertad de expresión ha de arrostrar las consecuencias. El problema, en esta sociedad imbécil, es que siempre encontrarás un corifeo -generalmente muy 'progresista'- que te apoye para permitirte decir todas las idioteces que se te pasen por la cabeza, pero, eso sí, sin que puedas sufrir consecuencia alguna. Aunque sea comercial. Vamos, que podrás seguir forrandote el riñón (en el caso de Olegario) o que tu triste, patética, lamentable huelga de hambre de asesino ex-gordo tragón no te llevará a morir.

11 comentarios:

Sperrit dijo...

Libertad de expresión.
Expresarse.
Decirse.
Desvelarse.
Y como tú bien dices, asumir las consecuencias del acto, que decir es hacer aunque algunos no se hayan dado cuenta, unos por ceguera pseudoideológica y otros por simple (¿y voluntaria-orgullosa?) incultura.
Es una lástima que el que alguien obtenga lo que -a la vez- merece y se ha buscado tenga que traer tanta cola. Entiendo el desconsuelo.
Un saludo

pcbcarp dijo...

De acuerdo en que cuando De Juana se muera, habrá un hijoputa menos. el antiguo sistema de redención de penas daba lugar a situaciones como la de De Juana, y por eso se cambió en el 96. Pero sólo para delitos cometidos después del 96. Lo siento, pero sigo sin poder estar de acuerdo en que la Ley se invente o se aplique según apetezca. Un juez ya ha intentado aplicarle la doctrina Parot de liquidación de condenas a una ladrona normal y corriente, aunque la Audiencia lo ha echado para atrás (de momento)De aquí a poco, (véase Francia y el juicio de las caricaturas) tendrá razón sperrit y tendremos libertad de expresión, siempre que asumamos las consecuencias (vbgr.: como en Marruecos)Saludos.

Achab dijo...

¿Pero es que no sabe usted que rescindirle un contrato al señor Olegario es anticatalanista?

También es antiolegarista, pero el lobby de Olegarios es menos protestón.

Sue dijo...

Me remito a lo dicho en el blog de Arbusto. Vamos, que soy una anticatalanista redomada y, encima, lo digo. Vergüenza me debería dar.

Por cierto, muy chulo el relato indonesio de QL, un poco angustioso al principio, pero me alegro de que se arreglara al final. :)

e-jay dijo...

Nunca he estado más de acuerdo con un post tuyo. Yo he empezado varias veces con uno de la misma temática pero al quinto "hijodelagranputa" que escribía me daba cuenta de que era mejor dejarlo en el tintero.

Por cierto, ya tiene otra empresa patrocinadora. Y a ver por donde nos sale el Supremo.

Ángel dijo...

Al Sr. Oleguer le han prestado esa tribuna por ser futbolista más que un brillante pensador. La cualidad de licenciado universitario no otorga más crédito que el que pueda demostrarse. Y, en cualquier caso, disponer del altavoz que presta la popularidad obliga a ser especialmente responsable y exacto en el discurso. No debería confundirse la libertad de expresión con una barra libre de mamonadas. En contra de lo que suele decirse, no todas las opiniones son respetables ni todas las ideas válidas. Por lo menos, esa es mi opinión.

PD: El elemento aún tiene suficiente IMC como para desfilar en Cibeles. Recomiendo que deje la dieta blanda de jamón York y yogures a la mayor brevedad posible.

pcbcarp dijo...

Matizo lo que dije ayer: Como consecuencias, una cosa es que a un rico le retire la pasta una empresa por decir cosas que no le gustan, cosa muy respetable porque es una decisión mercantil, y que le está bien empleado por listo, y otra que te metan en el trullo.

Nuria y Jose dijo...

Poco mas hay que añadir a lo expuesto. Cierto es, que este personaje debe buscar una ocupación paralela a la que ya tiene y que además le tiene marginado de los logros puramente deportivos que consigue el club que le paga, el Farsa. Procuro, además, evitar cualquier síntoma de anti-lo-que-sea porque considero que no se consigue nada en la vida siendo anti-algo, tanto a nivel personal como a nivel profesional. Esto no quiere decir que con relativa frecuencia meta en un mismo saco a un colectivo por culpa de un zopenco aislado que, por el motivo que sea, puede hacer llegar a un gran publica una opinión muy subjetiva.
El peligro está cuando esa opinión subjetiva es difundida en círculos radikales con restringida capacidad intelectual de los individuos.
Lo triste es que -Ulaguer- acabará en algún grupo extremista difundiendo sus ideales radikales que serán absorbidos no por su contenido sino por quién los difunde. Y siendo catalinsta y jugador del Farsa, tiene todas las de llevarse el gato al agua.
Y que conste, que todo lo que exigen a los además no lo ponen en práctica ellos... tolerancia, solidaridad, ...

... a atomar por saco, hombreee

Tamaruca dijo...

Sé que no debería sonreír mientras leo esto pero es que me ha encantado, creo que no cambiaría ni una coma. Y cualquiera que me conozca sabe lo abierta que soy en según qué temas y que siempre estaré a favor de la evolución y de la adaptación de las normas a las circunstancias.

Un besico y un aplauso

P.D. Muchas gracias por preguntar, cada día un poquito mejor. Proceso de recuperación largo y latoso pero todo va bien :)

Quien este libre de pecado.... dijo...

Conozco de oidas un tal Federico Jimenez Losantos que cada dia la dice más gorda, a este no le dedicas unas palabras???

Algunos deberiamos hacernoslo mirar, no creeis chicos? Empecemos por uno mismo.

Hans dijo...

QUIEN ESTÉ LIBRE... No. No necesito referirme a FGL. No me gusta su estilo. Es muy del estilo de la gente de izquierdas emplear el 'y tú más'. A mí no me sirve.
TAMARUCA, me alegro de que te encuentres mejor.
NyJ, el elemento concita en sí dos de las cosas que más me enferman en un ser humano. No puedo evitarlo. La más grave, la de decir aberraciones sin medida ni conocimiento. Vaya incompetente vital.
PCBCARP, ya sé que no estamos exactamente de acuerdo en cuanto al fondo del asunto del Gudari Suicida, pero creo que opinamos de modo muy parecido en cuanto a la libertad de expresión
ANGEL, en cuanto a la valoración relativa de las opiniones, echa una ojeada a mi 'perfil' ;-D
E-JAY, me alegro de que estemos de acuerdo.
SUE, pues el relato 100% es aún más tremebundo. Y MBO ha de volver a Indonesia :-(
ACHAB, eso va a ser, sí.
SPERRIT, así es la cosa.