21 enero, 2006

Costumbres de la nueva era o "asín".

Yo no se si es que soy muy mirado, o es que vivo en otro planeta, o qué.

UPFM (les recuerdo a todos: Unidad Progenie Femenina Mayor) recibía este güiken. Quiere esto decir que su amiga I. venía ayer a dormir. Pyjama-party a mínima escala. No irse a dormir, charloteando hasta las dos de la mañana. Esas cosas.
En el estándar de la Unidad Familiar Independiente, ello lleva aparejado que, por mínimo buen orden, cenaríamos sentados a la mesa del comedor, no en la mesa baja viendo alguna película adecuada. [Entre paréntesis se me ocurre pensar en esa frase "me gusta que vengan visitas, porque entonces se utiliza la vajilla buena", y no, no es así, que en casa somos siempre cuidadosos con cómo se pone la mesa, haya o no "gentedefuera". Sólo es que en la mesa baja nocaben seis... Estoy tratando de recordar dónde he oido o leido esa frase, sutil, ligeramente cabroncilla: ah, sí: la primera noche que, siendo novios, MBO cenó en casa de mis padres, de boca de mi dilecto hermano, siempre ocurrente. Pobre madre mía...].
Bueno, a lo que iba. Entre mis costumbres se encuentra la de, al llegar a casa por la noche, cambiarme y ponerme un pijama. Sí, qué pasa. Preciosos que los tengo, además. La presencia de la joven I., bordeando los doce años, sin embargo, me hizo pensar, conforme iba llegando a casa, que iba a ser un exceso de confianza. Así que me quité el traje, la corbata y los botines e hice uso de una camisa y unos vaqueros de padre joven (que lo soy, qué coño!) pero todo muy dentro de un orden.
Hoy por la mañana, al despertar, he concluido que era perfectamente admisible desayunar revistiéndome de Kimono. Negro, de seda, casi hasta los pies, es todo soleminidad: parece mucho una toga.
Y bien, me he sentido absolutamente a l'aise. No ha habido incomodidad, creo que la niña tampoco se ha sentido violentada por un padre en pijama y kimono. No me ha mirado raro. Creo.
Todo eso lo cuento porque luego he llevado a UPFm (les recuerdo a todos: Unidad Progenie Femenina menor) a casa de su amiga y la mamá (eran las 13.15) me ha recibido en picardías.
Debo ser un fósil, lo sé. Pero me he quedado pelín shocked.

18 comentarios:

Achab dijo...

De fósil nada... que una amiga mía me pidió que le diera unas clases a su hermana, y la hermana me recibió en un camisón con un tirante roto.

Y te juro que sólo quería clases de economía.

Mayte dijo...

Hans, todo apunta a que eres irresistible... simply irresistible! jajaja!!!!

Xurri dijo...

Buena idea, la del picardías. Me la apunto para la próxima vez que algún papá suculento venga a buscar a una amiguita de mi ninia.

Y la pregunta del millón es si al abrir la puerta la mamá pícara te ha encontrado en kimono negro...:)

Quic dijo...

Define picardías

Hanna B dijo...

diosssss! vuelve el landismo?

sue dijo...

Qué grande, Hans, kimono negro. Tú sí que sabes lo que ponerte para cada ocasión y no yo, que los sábados por la mañana voy, sea invierno o verano, con una camisa mugrienta de talla xxl que compré en el rastro a un peruano hace 12 años. Menos mal que no tengo hijos... Aunque la prefiero al picardías, la verdad.

Hans dijo...

A ver, vamos a ver:
a) Achab, hace unos eones también le dí clases de inglés a la hermana de unos amigos mios. Bromuro cada mañana, o sea, pero entonces yo tenía 19 o así. No era tirante roto, sino... en fin, exceso de falta de densidad textil, o así.
b) Mayte, no. Podría tirarme aquí el pegote, pero no. No se debe a mi irresistible atractivo pá ná. ;)
c) Xurri, no: yo soy un padre responsable y he ido a buscar a mi hija hacia las 20.15, y no.:D
d) Quic, zero points. Observa que todas las bellas jovenes que nos circundan no han necesitado explicación. Esa pregunta te acredtia como un patán. Yo te aprecio, pero bórrala, de veras. No tienes ya edad para preguntar eso.
d) HannaB: Landa? Where is Landa?
e) Sue, no cabe la menor duda de que el Kimono tiene su aquel, como el picardías, como la camiseta. Cada hora tiene su afán. Espero, anyway, que tu camiseta XXL no tenga un retrato del Ché, o cosa parecida...

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

JAJAJA!! a ver si era una estrategia...

Awake at last dijo...

¿Pero la madre es conocida tuya o ni eso? Aunque igual estaba esperando al butanero, XDDD

Besos!

Exagerada dijo...

Porfa Hans, antes que tu vestuario (piensa en evitar lo de ponerte el pijama al llegar a casa, es un consejo de amiga), deberías renovar tu vocabulario. Picardías? Eso suena a peli de José Luis López Vázquez...(jajajaja)

Hang Tucker dijo...

No es demasiado formal hablar de picardías?...

Hans dijo...

Wendy, no creo:era todo como muy natural.

Awake: sí, la conozco de antes. Y no, insisto, no esperaba al butanero. Lo sorprendente es la NATURALIDAD de la joven, sólo eso.

Exagerada: me sorprende que, de todos los arcaicismos plenos y parciales que empleo en mi parla usual, te hayas quedado precisamente con éste. Te aseguro, en todo caso, que no conozco otro nombre para la prenda Por lo que respecta al pyjama-affair, asumía el riesgo de contar tales intimidades. Sabía que se alzarían voces discordantes. Sin
embargo, veamos las alternativas posibles para un tipo que habitualmente llega a casa de trabajar no antes de las 21.30 (y casi siempre a las 22.00) vestido de romano: traje formal, camisa de gemelos, corbata, botines:
- Opción pijama o pijama más kimono, batín o bata, en función de las circunstancias.
- Quedarse en traje hasta la hora de dormir. No parece excesivamente confortable.
- Ponerse un chándal. Dios mio. Un caballero JAMÁS se pone esa prenda. De hecho, no tengo chándal.
- Pasearse desnudo por la casa. Uno es, ya lo sé, un pelín clásico, y tales excesos de natur(al)ismo no cuadran con mi weltanschauung. Prefiero que mis hijos crezcan sin necesidad de verme en pelotapicada/cueros/
llámalocomoquieras.
- Cambiar el traje por un vaquero y una camiseta o una camisa o un polo o cosa parecida. Lo hago ocasionalmente, si, pero...
D'entre todas las alternativas, sigo pensando que la más confortable es el pijama. De veras. Es insisto, los tengo muy chulos (no descuido ese tipo de asuntos, yo)

Luciernaga dijo...

un kimono esta pero que muy bien, da un aire oriental es decir de espiritualidad enorme. Seguro que tenias ganas de decir OMMMMMMM!!!!! Y TE AGUANTASTE.

Lo del picardias es otro cantar, alo mejor esta en paro y no tiene para una bata, nunca se sabe.

pero es raro, raro , raro

sue dijo...

No, mi camisa no tiene el retrato del Che ni de ningún otro. Pero no desentonaría nada en el fondo de armario de Evo Morales, no te digo más.

Xurri dijo...

Hombre, depende del pijama. Veamos: rollo pijama de seda liso o con historiados adornos de cachemira, con solapillas e iniciales bordadas en el bolsillo, bata señorial guatada en el cuello esmoking, pues pelin formal, un tanto estirado. Psse.

Rollo pijama de tergal, franela o algodón, a rayas claras, abotonado delante y con bolsillos parche a ambos lados ribeteados al bies en tono contrastado, pues normal, un tanto rutinario. En fins.

Rollo eskijama con puños tobilleros y color azul azafata con lista granate en la costura exteriro del pantalón, a lo largo de la manga y en el pecho, pues cutrillo, mejor en chándal mireusté. Mal.

Rollo pantalón de algodón a rayas o liso, con cordoncillo anudado a cintura, con camiseta de cuello redondo o pico poco escotado(manga larga o corta, o sudadera, según época del año) harmónica en color aunque no formando parte del mismo set, marcando pectorales y brazos (ligeramente) musculados, pues bien, pelín relaxed. Guai

No sé, el kimono, con cuál de las opciones casa.

Hanna B dijo...

a ver si debajo del kimono nos vas a llevar un picardías, hans..!!

arbusto el guerrero dijo...

Oye, Sue, todos sabemos que en casa utilizas camisetas con mensajes reivindicativos. Quizá Hans tendría derecho a saber qué pone en esa camisetas que compraste ¿en C.O.U.?

sue dijo...

Maldito arbusto, no fue en COU, fue en 3º de BUP, y es una de las prendas que más años me ha durado. Sale lo que se supone que es un mono enjaulado y pone "torturados, encarcelados". Qué pasa, yo también tuve una época vegetariana y pro liberación animal, de la que algún día hablaré. Pero, para vuestra tranquilidad, diré que a día de hoy como todo tipo de ibéricos sin cargo de conciencia ninguno.