07 agosto, 2010

Veraniega

Que les voy a decir, mis muy queridos y escasos lectores: estoy de vacaciones, dotado de mi sonyvaio, artefacto éste que de usual sólo se emplea para trabajar y que estos días, sin embargo, es aplicado a fines más nobles: ver otros blós, alparcear féisbuques diversos, buscar aquí y allá un overdrive Seymour Duncan de ocasión que me tiene preocupado. Nada de pro, todo de gozo.

Vacacional, como pueden Vdes. imaginar, aparco mi maltratada osamenta en el Dulce Sur de la patria (nota mental, buscar los discos de The Beautiful South al llegar al hogar). Acabé de trabajar el treinta de julio completamente desfondado, mucho más que nunca: o me estoy haciendo mayor, o bien es la resulta lógica de las estadísticas elaboradas por mis padawanes (a quienes encomendé la elaboración de los datos de trabajo real enero-julio 2010). Irrelevante: he llegado a las vacaciones, y con ello a las gambas y a la cervecita de chiringuito con auténtica necesidad. Leo todos los días tres periódicos (apartando de mí el cáliz amargo del 'Estadio Deportivo', un subproducto informativo obsesionado por el Bétis y por la corrupción jurgorística del Hércules, un equipo con nombre de avión y maneras éticas estrictamente levantinas. Duermo bien, pues las noches en Isla Antilla gozan de cierta cantidad de viento oceánico que aportan sosiego y paz.

Leoa un ritmo más lento que el usual: Anatomía de un instante, de Javier CERCAS, ya concluso: tomo que tiene su interés, referido al evento acontecido el 23 de febrero de 1981 y a Don Adolfo Suárez, que evidencia que el autor se lo ha currado buscando información y que, además, pone igualmente de manifiesto que a pesar de su naturaleza bermeja puede llegar a entender -pasmoso, en la Patria- las motivaciones de un militar de ultraderecha más allá del simple denuesto y descalificación. Es de esos libros que se deben recomendar si y sólo si el potencial lector está interesado en la Historia y en la historia. Si no, aburrirá. A MBO, por ejemplo, no se lo recomendaría.

Ahora tengo entre manos otra policiaca nórdica: Grito en el hielo, de Camilla CEDER. No tengo ni idea de si 'Fruset ögonblick' significa eso o si es una de esas tradicionales traducciones 'libres' españolas. Posiblemente es ésa la única pregunta que me sugiere la novela. Y es que, a pesar de ser uno de mis apreciadísimos regalos de cumpleaños (sí, queridos: 44 el pasado 14 de julio) se me ha atragantado, de manera que no puedo, en rigor, valorarla. Me temo que entre los novelistas sueco-noruegos-fineses se ha puesto de moda un modelo novelístico basado en el denuesto de la sociedad socialdemócrata escandinava demasiado centrada en los desastres que la aquejan y en el severo alcoholismo de parte amplia de la población. Ah, y con mucho flashback, que mola. La escritora, btw, tiene diez años menos que yo. Lo mismo es que me irrita constatar que cada vez es más remota la posibilidad de ser un joven escritor de éxito :D.

La tarde se ha agrisado. Después de varios días de sol terrible y calor abrumador, tanto uno como otro se han aligerado,dejando de un feo color manchado el cielo. No todo puede ser, claro, pero fastidia. Voy a regresar a mis livianas labores. Queden Vdes. bien. Aprovechen sus vacaciones o, lo que es mejor, evoquen los disfrutes que les darán cuando les toque disfrutarlas.

8 comentarios:

Palomares dijo...

Yo acabo de terminar precisamente Anatomía de un instante. Me ha parecido un interesante ejercicio de estilo: cómo hacer que dure cuatrocientas páginas lo que debía durar cien. Pero se hace entretenido, me ha gustado.

Hans dijo...

Puede que tenga V. razón, querido PALOMARES. Lo que pasa en que en verano el tiempo pasa más despacio y cuatrocientas páginas no se hacen gravosas. BTW, sean Vdes. tan amables de precisar la wikipedia de su Santa de V. que no hace mención de 'Diez maneras...'.
Suyo.

Rune dijo...

Jejejejeje "lo mismo es que me irrita constatar que cada vez es más remota la posibilidad de ser un joven escritor de éxito". Igual es eso... jajajajjaa.

No, bueno, en serio, si es que cuando un libro se atraganta... Yo tengo que dejarlo, no sirvo para seguir leyéndolo, al menos en ese momento.

Hablando de lecturas, estoy leyendo un libro de cuando era pequeña, pensando que me iba a decepcionar y me lo estoy pasando genial con el librejo, imagino que será nostalgia... "El superdetective Blomkvist" de Astrid Lindgren. Acabo de descubrir el origen de mi interés por la novela policíaca!

Ale, ale, a descansar si el calor te deja.

Saludos!

Palomares dijo...

No, si la verdad es que está muy bien escrito, no se hace pesado.
A ver esa Wikipedia inexacta...

Sap. dijo...

¿No daría Ud. comienzo o fin a 'Anatomía de un instante' en el chillout de El Principito, verdad?
Ciertamente tras el subibaja de las cuestas de Los Cabezos y después de alegre ducha, no es mal sitio para que coctelee la gente fina.
;-)

Hans dijo...

RUNE, acabé con é a pesar de todo. Nunca dejo libros a medias. Mejora al final, pero no compensa. Y es obvio, obvio, obvio...
Lo dicho, PALOMARES.
Cuánto bueno por aquí, Don SAP! Y tomo nota de la recomendación, pero no, la lectura se asentó en plazas más pedestres. Y en IslaAntilla me aplico a combinados de lo más popular: clara y tinto de verano XD. Abrazos.

Xurri dijo...

Tómense ustedes, MBO y Hans, por favor, una cervecita con gambas frente a la playa por nosotros, Xurri y su santo, surrogadamente. Ya las degustamos...
Por nuestra parte intentaremos tomar un cafelito y copa a su salud en cierta terraza Castelldefelense que nos place.
Descansen, descansen, que septiembre está - como quien dice - a la vuelta de la esquina. A ver qué nos depara ésta vez el curso escolar.

Besos y abrazos y tal.

Hans dijo...

Querida Xurri, en este momento estamos en Roma como tal vez comente un rato de estos en entrada ad hoc. No beer de momento. Besos mil y recuerdos a Don Ferran.