13 febrero, 2010

Gente indigna

Para que nadie se enfade: esta entrada es deliberadamente virulenta y muy poco políticamente correcta. Es lo que hay: voy a hablar de gente que, encaramada -por motivos espúreos- a altares que ni intelectual ni artísticamente merecen, osan hablar, revestidos de púrpuras incomprensibles, de aquello que ni entienden ni entenderán jamás, ellos, acostumbrados a brumas más bien cochambrosas. La cosa va de Garzón.

Cada vez que compro o leo El País (acto casi diario), los más carpetovetónicos de mis amigos me miran mal, como con dudas. Hay algo turbio e inconveniente en ello, y así se lo hago saber: hay que conocer la opinión de quien en principio no piensa como tú, pues lo mismo te sacan de algún error, les digo, y lo hago con convicción aunque para mis adentros sé que dicho medio ha radicalizado su postura cada vez que han pintado bastos en el reparto de prebendas; que pertenece a uno de los grupos empresariales más opacos de España; que, en fin, Cebrián está en la Academia por motivos incomprensibles, motivos análogos a los que hacen que Teddy Bautista sea Presidente de la S.G.A.E., un poner, o que alguien preste la más mínima atención a un payaso como Ramoncín.

En la actual tesitura, con el actual Gobierno (el peor de la Historia de España, recuerden, con la excepción de la gobernación debida a Fernando VII) recibiendo hostias a todas las caras con total merecimiento, se ve al citado medio culeando para mantener el chollo (q. e. d.) lo cual le lleva entre otras cosas a dar alas a dos tipos indignos: José Saramago y Julián Casanova.

Saramago se hizo con un Nobel como tantos, éste no es más casual que otros; pienso, por ejemplo, en Benavente: puestos a elegir escritores españoles creo que disponían de elenco suficiente y de mayor enjundia. Es a mis ojos autor de muy escaso interés, pero ése es mi problema. Que Esperancita (¿es cierta la historia?) se liase pensando en la Señora Mago, Doña Sara, notable pintora en alguna entrevista le hizo grato a los oidos de parte de los antiesperancitistas (soy uno de ellos, pero no de esa parte). Saramago es lo que es, en fin, y basta para tener cierto criterio leerle periódicamente en sus artículos en prensa, y, si uno está fuertecito, en lo del Ensayo sobre la ceguera (en fin...). Lo que pasa es que es declaradamente comunista. Un comunista es un tipo que admite que el fin (una teórica 'Justicia universal') justifica los medios (la articulación de una dictadura del proletariado, el exterminio de la burguesía, la utilización de la mentira, la tortura y la violación de los derechos humanos, la falta de respeto por la palabra dada, etc., etc.). No me consta que ningún comunista pase vergüenza por llevar la hoz y el martillo cuando le peta, cuando dicho símbolo es infinitamente más ofensivo para la dignidad humana que la cruz gamada si nos limitamos a contabilizar el número de asesinados a su amparo. La brutalidad nazi viene a ser en términos numéricos una centésima parte de su homóloga comunista. Cada vez que alguien ondea el trapo rojo con la mierda ésa en el ángulo superior izquierdo me da ganas de vomitar.

En cuanto a Casanova, qué decir. Turolense historiador discípulo del brillantísimo (ése sí) Dr. Carreras en la Universidad de Zaragoza (notorio comunista, también), héte aquí que en 2008 fue elegido, a propuesta de las partes (los familiares de desaparecidos y las asociaciones para la recuperación de la memoria histórica denunciantes), miembro del grupo de expertos encargado de búsqueda de fosas comunes y la identificación de las víctimas en el sumario contra los crímenes del franquismo promovido por el juez... guess who? Garzón. Baltasar Garzón. Como es bien sabido de mis lectores, me interesa la Historia, y sobre todo la del Siglo XX y ciertamente la de mi Patria. Naturalmente he leido algo del sujeto aparte de sus numerosos y bien retribuidos artículos en El País: en concreto, un peculiar manual de contabilidad de muertos, La memoria oculta, cuya idea es localizar fosas comunes y dar razón de las brutalidades de la guerra civil (sólo, naturalmente, las del lado rebelde, faccioso, fascista). Naturalmente, el trabajo de campo no lo hizo él, lo hicieron estudiantes suyos (alguno de los cuales, por cierto, no está citado como coautor: aquellos que eran 'políticamente inadecuados' y por ello cuestionadores del fondo de tamaño volumen). Además de todo lo dicho, el referenciado se cree guapo, listo y brillante. Conste. Ah, y publica a chorro, creo que ya se ha dicho, en El País.

Saramago osa, hoy, en El País (página 17), perpetrar un articulillo: Ni leyes ni justicia. Colección de lugares comunes acerca de las (hipotéticas) virtudes de Don Baltasar, llega a la colosal impertinencia de decir lo siguiente: El juez Baltasar Garzón que, víctima del despecho de algunos de sus pares, demasiado complacientes con el fascismo que perdura tras el nombre de la Falange Española y de sus acólitos, vive bajo la amenaza de una inhabilitación (...) Faltando Baltasar Garzón, suponiendo que se llegue a ese punto, será la conciencia de la parte más sana de la sociedad española la que exija la revocación de la Ley de Amnistía y que prosigan las investigaciones que permitirán poner la verdad en el lugar donde estaba faltando.

Aparte del nefasto castellano del de Azinhaga (Portugal), el patético Saramago olvida que España es un Estado de Derecho; que Garzón es (por propia elección: deliberadamente ha evitado elevarse al nivel de resolución de la jurisdicción penal, pues, manteniéndose en el de instrucción, puede seguir jugando a los súper-héroes. Huelebraguetas, les llamarían en alguna novela negra de tercera) juez INSTRUCTOR, y por cierto técnicamente nefasto: examine V., Sr. Saramago, los innumerables revolcones que se ha llevado por hacer las cosas MAL, MUY MAL, CHAPUCERAMENTE MAL como consecuencia de la mayor importancia que le daba a salir en la foto con el abrigo camel sobre los hombros con cara de estreñimiento parcial. Esa tendencia a la chapuza ha tenido un importante coste en términos de condenas de delincuentes y económico. Un juez, Don José, es algo mucho más serio. El Derecho es algo mucho más serio que el pataleo idiota de bocazas de ultraizquierda, pues es la garantía de una vida digna y en orden. Y Garzón, sépalo V., es un instructor NEFASTO. Aunque a V. le guste mucho que juegue a los buscaminas con tumbas. Ah, por cierto: la parte más sana de la sociedad española, la mía (no la suya: sospecho que a V. lo que le gustaría es hacer una saca en mi casa y que me pegasen un tiro en la nuca) no tiene ningún interés en poner a disposición de los comunistas historia antigua ni, sobre todo, a pagar subvenciones para más pesebreros de ultraizquierda. En fin, que Garzón no podía iniciar las actuaciones en cuestión al amparo de la Ley. La Ley, señores, no la pretensión de algunos sin respaldo legal.

Casanova, más descarado (recuérdese su nombramiento en la Comisión Garzón), intitula lo suyo Jubilar a Garzón por investigar crímenes (página 31 de El País de 2010-02-13). Ah, los encantos de la defensa del pesebrecillo comisionario. No, Julián. Baltasar se ha jugado su mega-chollo de juez estrella por incompetente, por pretender hacer lo que no está habilitado para hacer al amparo de la Ley vigente. No es la última proyección oscura que el franquismo nos lanza más de treinta años después de su muerte oficial, como señalas. No es déficit de educación democrática, como igualmente pretendes. Mira, verás: lo único cierto y verdad es que si el franquismo hubiese sido una dictadura tan, tan terrible, tú no hubiéses medrado contundentemente en la Universidad franquista: estarías muerto de un tiro en la nuca o trabajando en una oficinilla de auxiliar administrativo. Eres comunista de siempre, y lo fuiste en la Universidad, y no parece que os diesen muchas palízas ni nada, ¿no?. Pues ahora reléete, glorioso Tovarich: según tú, debe aprenderse de la Segunda República, un régimen ... que en cualquiera de los casos ... merece un puesto de honor en la historia de la política del siglo XX español ... Nada hizo la transición a la democracia por recuperar su lado más positivo, el de sus leyes, reformas, sueños y esperanzas, metiendo en un mismo saco a la República, la guerra y la dictadura, un pasado trágico que convenía olvidar. Y nuevamente no, Julián. El gobierno del Frente Popular fue una dictadura de ultraizquierda que partía de la base de la necesidad de exterminar a la burguesía. Y ya. Con la inmensa necedad de no saber dónde se metían (una guerra abocada a una derrota irremediable), y con la dúplice torpeza de enebrarse con la Rusia estalinista (ese paraíso excelso a vuestros ojos, claro). No se me ocurre justificar a Paca la Culona (tipo indigno donde los haya, gobernante nauseabundo y brutal, hijoputa sin apenas parangón) pero aborrezco los intentos de los que como tú pretenden enseñar a la gente joven que apenas ha leído nada una historia FALSA, sesgada, parcial. La solución democrática de la tabula rasa de 1978 me parece una alternativa posibilista. Tu propuesta no es, en absoluto, mejor. No sé qué finalidad, salvo el revanchismo bien retribuido, tiene recomenzar el análisis de TODO (espero que alcance no sólo a las animaladas fascistas, si no también la brutalidad sindical, las glorias de Negrín, Largo Caballero y tanto dignísimo mandatario de la República, esa cornucopia de mieles). No sé cómo tienes la desfachatez de pretender que todo se resume en un déficit de educación democrática y, como consecuencia de él, en la persistencia en el falseamiento de la historia, en no haber sabido poner en marcha políticas públicas de memoria para aprender de ese pasado. Salvo, claro, que los que enganchéis ese chollo con cargo a Presupuestos Generales del Estado (y de las CC.AA.) para implementar semejantes políticas públicas seáis no sólo comunistas si no también gente que pueda hablar de vuestras checas, de vuestras sacas, de vuestras quemas de conventos, de vuestras contubernios con la URSS, etc., etc.

Iros a hacer gárgaras, pero sobre todo no olvidéis que a vuestro amiguete, de nombre manifiestamente monárquico -siquiera en versión mágica- le ha perdido, a más de su incompetencia, su soberbia, su ilimitada soberbia, aderezada con una falsa creencia de intangibilidad. Cuando uno hace judicaturas (me refiero a la oposición) debe saber que lo hace para, caso de aprobar, ejercer un puesto importantísimo, grave y discreto, muy discreto, y no para salir en la tele o en las cardiorrevistas cada día. Si le gusta eso, Garzón debería haber, no sé, tratado de amancebarse con la Obregón o postularse para Gran Hermano u Operación Triunfo, aunque no sé yo si da el perfil (lo digo por su ostensible obesidad, claro). No tratar de ser Juez. Va a tener lo que merece en Derecho. Si no, algo falla.

16 comentarios:

cocoliso dijo...

Supongo que imaginará Ud, dilecto amigo mío, que podría extenderme sin mesura sobre el asunto que nos plantea usted hoy; no es, sin duda, mejor mi opinión sobre Baltasar que la suya. Pero debo censurarle por entrar al trapo que le tienden los imbéciles de turno, y por hacer de esto una cuestión de ideología cuando se trata de algo mucho más simple, como es la imbecilidad de alguna gente, como el ínclito luso (intragable, por cierto, en mi modesta opinión) o el Pío Moa de la izquierda, sólo comparable a sus reflejos en los espejos del Callejón del Gato que son, por poner un ejemplo colectivo, todo escribiente en Libertad Digital.

Olvídese de esta gente, de verdad; haga como yo, que también leo El País, y sáltese sus artículos. Tómese en su lugar la copa que más le apetezca en ese momento y bese a su santa.

Y que ustedes estén muy bien. Se les quiere.

Hans dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hans dijo...

Cocoliso, mea culpa, lo perpetré en caliente: estaba yo leyendo pacíficamente la prensa en mi estudio con el ordenador encendido al lado y conciencia de estar criando telarañas en el bló cuando cayeron semejantes piezas ante mí (junto con un corolario, que ya no he comentado, de la nietade Negrín, ese hombre. La hostia las lindezas que decía la individua). No pude evitarlo.

elpep dijo...

Hombre joven Hans, yo creo que en la parte del gobierno del Frente Popular no estamos muy de acuerdo.
Estoy contigo en que el intento que se hace ultimamente de presentar a la segunda Republica como una Arcadia libre y justa es de gilipollas, cuando no de gilipollas con malas intenciones. Pero hombre, la inestabilidad y los problemas de la republica eran culpa tanto de la derecha como de la izquierda, ninguna de las dos muy civilizadas ni democraticas, pero tampoco me parece a mi de recibo afirmar que el frente popular estaba ya vendido a Moscu. Que durante la guerra lo hizo, sin duda. Que de gobiernos democraticos y respetuosos con el adversario no tenian nada los de la republica, de acuerdo. Pero en el 35 no eran lo que serian en el 37, ninguno de los dos bandos.
Resumiendo, un ejemplo a seguir en ningun caso. Pero tampoco demonicemos demasiado, eran producto de su epoca, y menuda epoca aquella.

Hans dijo...

ELPEP, coincido bastante contigoben lo que dices, salvo en punto precisamente al FP: un amontonamiento creado con la sana idea de exterminar, básicamente. No todos igual de delincuentes, pero si lo peor de cada casa (un recuerdo especial al PSOE de 1936, bajo el diktat de uno de los peores hijos de puta de la historia de España, Largo Caballero, marxista-leninista público y notorio, y otro a La Pasionaria, una perra rabiosa a quien no le temblaba la voz al pedir en las Cortes la aniquilación de parlamentarios conservadores). Digo que estoy de acuerdo pues efectivamente la tesitura en 1936 era la que era a ambos lados (nada admirable). No demonicemos... a ninguno de los dos lados. El franquismo a partir del acceso a ONU es una cosa bastante tibia. Vamos, mucho menos que los argentinos y los chilenos en los 70 (así que convendrá que los 'grandes luchadores por la libertad' de origen hispanoamericano vengan a tratar de extrapolar la derogación de sus normas de Punto Final (o el lanzamiento de presos políticos desde aviones de combate) con la Ley de Amnistía (o la brutalidad de la represión de los 40). No es lo mismo, para nada

cocoliso dijo...

Serénate, joven. Que en el FP había mucha gente exactamente como defines y que tenía planes determinados, de acuerdo, pero (a) había varios partidos y mucha gente que no estaba en esa línea, y (b) como tú mismo dices, el panorama no era mucho más alentador en "el otro lado" (y no haremos ahora un repaso de los primeros espadas, que eran también finos).

Lo cierto es que el mundo, España incluida, olía a pólvora por todos los lados, y acabamos como acabamos como podría haber sido de otra manera.

Hablando de guerra civil, que el legislador escriba la historia siempre me ha recordado a Orwell. Pero eso es otra historia. Abrazo.

Hans dijo...

El 'básicamente' de la definición establecía la situación excepcional de algunos bien intencionados. Quizá podría haberlo recalcado más. Entre dicho bien intencionados, ni el PSOE ni el PCE, como es bien sabido.
Pero vamos, si, tienes razón.
Por cierto, veo que en el párrafo (así que convendrá que los 'grandes luchadores por la libertad' de origen hispanoamericano vengan a tratar de extrapolar la derogación de sus normas de Punto Final (o el lanzamiento de presos políticos desde aviones de combate) con la Ley de Amnistía (o la brutalidad de la represión de los 40) falta un NO.
En concreto, debería haber puesto:
(así que convendrá que los 'grandes luchadores por la libertad' de origen hispanoamericano NO vengan a tratar de extrapolar la derogación de sus normas de Punto Final (o el lanzamiento de presos políticos desde aviones de combate) con la Ley de Amnistía (o la brutalidad de la represión de los 40)

Humo dijo...

Buenas tardes, para empezar pido disculpas por entrar en un sitio donde no he sido invitado. Sin embargo, entiendo que quien publica en una plataforma como ésta busca precisamente eso, que su razonamiento "llegue", no sólo a sus más próximos. Y por eso, me atrevo a escribir.
Simplemente quisiera recomendar un poco de distancia. En este texto, que ahora comentamos, hay muchas más alusiones al "tiro en la nuca" de lo que considero saludable. Afortunadamente ya nada es tan importante como lo era en el 36, y dudo mucho que quien se molesta en escribir, y vive de su pensamiento, tenga interés en hacer un paseíllo a nadie. Y por qué no, también se puede pensar en socialista (e incluso comunista) sin pensar ineludiblemente en llenar las zanjas de cadáveres burgueses (por cierto, ¿quién es burgués? lo apunto porque la inmensa mayoría de los españoles de hoy lo sería en el 31, en la medida que muchos tenemos trabajo, defendemos nuestra propiedad, no asumimos colectivizarla, y gozamos teóricamente de unas horas de ocio, aparte de las de trabajo y sueño). Asumir que comunista / socialista (del XXI) es igual a un stalinista de posguerra puede parecer, desde fuera, un tanto radical. No digo que no los haya, simplemente que me parece una equiparación un tanto simplista, y permítame, un tanto parcial. Ojo, me parece estupendo que Vd. sea parcial, como sin duda lo soy yo también. Cavernícolas los hay en todas partes, (no sólo publicando en El País), basta hacer zapping, o navegar un poquito en Internet. Yo tengo la suerte de que no me gusta El País, aunque lo leo, como también leo El Mundo. Pero lo que no puedo hacer, ni intentándolo con fuerza, es ver Intereconomía, ni escuchar a Losantos, por muy leído que éste sea. Será que, al fin y al cabo, la ideología de cada cual tiene su peso.


P.D.: ojalá escribiera en portugués como lo hace el luso en castellano. O por ir más lejos, ojalá escribiera así de mal en inglés o francés, que son las lenguas extranjeras que, en ocasiones, debo utilizar...

Hans dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hans dijo...

HUMO, bajo ningún concepto debe V. disculparse por. Agradezco su acceso, agradezco su opinión, agradezco su cortesía.
Con parte de las opiniones que vierte, naturalmente, coincido (muy señaladamente en lo atinente a Fedeguico, un tipo que, inteligente y culto que fue, ha perdido definitivamente el sentido. No comprendo cómo la gente conduce con la radio escupiendo su soniquete cacofónico sin verse implicada en accidentes innúmeros. En cuanto a la tele, es simple: no la veo. Ningún canal).
Admito que emplear la figura del tiro en la nuca es muy contundente, pero podré justificarlo: quizás observe V. la voluntad de poner simestría entre las ejecuciones sumarias de la guerra en manos de los del Gobierno 'leal' y la administración no menos sumaria de una muy dudosa justicia por las milicias de ultraderecha (y algún que otro miembro de los fuerzos y cuerpas [sic] de seguridad del estado excedido en su celo bajo el régimen de F.F.).
Si me permite, cuestionaré también su cuestionamiento de mi exceso al homologar estalinistas y actuales comunistas/socialistas. En cuanto a los commies... ¿ha escuchado alguna vez a uno de ellos poner de manifiesto las animaladas realpolitik de cualquier régimen comunista? No voy a vulgarizar hablando de Cuba, que es el caso más grosero. Paradójicamente, si hay algo caro al rojerío es exigir a la Santa Sede la enmienda (y reparación) de los desafueros de ciertos ministros católicos, pero JAMÁS veremos que hagan lo propio con sus propias basuras (muuuuuuuuuchas más). Todo comunista, no se engañe, tiene algo de criptoestalista, porque lo que sí tienen -y reconocido- es su naturaleza leninista, que es exactamente la misma mierda, ligeramente teñida de rosa.
Los socialistas son la versión posibilista de esto, claro: ahí nos ceñiremos a la justificación de los medios por el fin, que, eso sí, es 100% sozi. Cualquier marranada, por antipatriota que sea, es admisible si conduce al fin de vencer al pepé. No creo que necesite V. ejemplos, es persona sabia por lo que ha demostrado.
Además de ello, tantos los unos como los otros manifiestan una exigencia apenas camuflada de conseguir el exterminio del contrario. Ningún commy/sozi -e insisto: ninguno- es capaz de reconocer jamás un determinado error conceptual en algún extremo ideológico como consecuencia de la conciencia del acierto de una posición conservadoraó liberal. Esto, al revés, no pasa. El liberal razonable jamás se ve obligado a mantener un dogma, pues tal dogma no existe. Pero si que existe un dogma 'rojo', cuya primer aforismo es 'Si es conservador, es malo'. Eso, me temo, es así, y no tiene demasiada solución.
Cierto es lo de la burguesía (la ampliación del colchón en cuestión), y era una de las glorias de los tiempos medios. En los próximos tiempos, con el desastre económico -pero eso es otro tema- tal 'clase' (perdón) puede quedar limitada al funcionariado (titular de una garantía de por vida, tócate los cojones), pues todos los demás estamos en mayor o menor medida potencialmente sometidos a revisión, a reexpedición a las tinieblas.
En fin: no me gusta NADA como escribe Saramago, y no me gusta su castellano. Creo ocioso ponerle a V. aquí una enumeración de ejemplos pero le aseguro que es así: los hay. A pesar de los años que lleva viviendo en España (incluso bajo la oprobiosa, por cierto, sin desdoro ni riesgo de su persona)

Humo dijo...

Gracias Hans por disentir, tan educadamente (esto es verdaderamente divertido). Creo que hay que dar muchas gracias de vivir cuando vivimos, porque en otro caso, de vivir hace ochenta años, nos veríamos en la triste tesitura de elegir entre el exilio (con lo difícil que era viajar por aquel entonces), y el borreguismo, dejándonos llevar por una u otra masa. Tengo muy poca confianza en la bondad humana, como no la tengo en la mía propia, ni en mi capacidad heroica, quedándome y manteniendo la dignidad, sin dejarme arrastrar. Es como todo, sinceramente prefiero no formar parte (pongamos un ejemplo) del gobierno balear, porque no estando no existe la posibilidad de alargar la mano y quedarme con uno de los sobres que pasan por delante de la mesa. Es preferible no tener siquiera la opción, del mismo modo que acostumbro a salir corriendo en dirección contraria cada vez que veo una mujer hermosa, a la que, misteriosamente, parezco hacerle gracia. No soy particularmente fuerte, y qúién sabe si, de haber vivido en esa época, mis nietos se estarían avergonzando del abuelo en este momento (incluso hoy, ante la manifestación obscena de la riqueza, me viene a la cabeza la imagen del Aurora reventando el palacio de invierno; por cierto, subí por la misma escalera que subieron los soldados, y ciertamente, da cosa). De ahí mi recomendación de distancia. Quiera Dios - o quien sea - que no tengamos jamás el equivalente de los Balcanes, porque en una situación así, los justos se cuentan con muy pocas manos. Y por eso mismo, cuando el conflicto está sólo en el telediario, pienso que tal vez no estemos completamente legitimados para criticar, porque afortunadamente no hemos tenido la oportunidad de demostrar que lo merecemos.

Martina dijo...

Que disentimos muchísimo en estos temas es algo sabido, así que no me voy a encanar en una estéril discusión del asunto: en el fondo subyace, me atrevo a aventurar, una vivencia personal diferente.

Desde luego que los de entonces (36-39 y posteriores) no son/somos los de ahora. No podríamos serlo: a la mayoría de los de entonces les faltaba la comida regular, un techo digno y tantas otras minucias que justificaban, en ese clima de entreguerras en el que se proclamaba la necesidad de la "limpieza social", cualquier barbaridad.

Que uno de los mayores errores de la izquierda es el excesivo proteccionismo ideológico y adoctrinamiento moral, de acuerdo 8yo también leo al "enemigo").

Pero el liberalismo con su "sálvese quien pueda" (precisamente porque todos saben que sólo se van a salvar los que pueden) y con "aquí vale todo" (y así perpetúo mi estatus social y económico, porque yo soy el que otorgo el valor), no me parecen una solución mejor.

Hace tiempo que pienso que, como herederos del mundo postmoderno, estamos viviendo las postrimetrías de las utopías occidentales del XX. Yo creo que un nuevo orden está gestándose tímidamente, bajo otros parámetros en los que los rojos-azules no tienen contexto histórico ni ideológico referencial. Al menos es alqo que espero ver y vivir en mis propias carnes.

Ángel dijo...

Yo también consumo medios de comunicación con los que no comulgo, pero reconozco que rara vez me sacan de un error. De hecho, soy incapaz de recordar siquiera una, aunque tampoco es que los medio en principio afines me reafirmen en mis opiniones. Creo que la prensa se ha convertido en un pasatiempo.

Del resto, la verdad es que me da taaanta pereza y estoy taaan descreído que no tengo fuerzas para entrar el trapo. Creo que de poco sirven ya las ideologías, que a día de hoy cada vez tienen menos margen de maniobra, y que la diferencia está en la mejor o peor gestión que se haga de los cada vez más escasos recursos disponibles. Y esto, en general, se hace muy mal, pero con la que está cayendo es más grave.

El problema es que no hay por dónde agarrarlo ni por dónde empezar y, sobre todo, por dónde acabar. Un sentido y sincero me cago en su puta madre. Y si algún día decide salir a linchar políticos e intelectuales de cualquier bando no deje de avisarme. El bien escaso en la actualidad son los hombres (y mujeres) de verdad.

Hans dijo...

MARTINA, jatetú que en esta ocasión estoy bastante de acuerdo con casi todo lo que dices ;D, si bien creo sinceramente que el liberalismo es sensacional para la creación de riqueza, aunque nefasto para su distribución. El socialismo es nefasto para la creación de riqueza, simplemente. Los ejemplos evidencian que tampoco es demasiado justo en la distribución de la miseria que por naturaleza genera.
No abogo por un liberalismo radical, desde luego: creo que el Estado Social de Derecho tiene flancos a proteger, pero ciertamente no aquellos que comportan sólo gasto inútil, protección de gabelas y dádivas injustificables, mantenimiento de pesebres a disposición de lo más execrable de la sociedad. Cuando se está en situación de crisis, hay que empezar por el recorte del GASTO, y eso no comporta como pretenden los sozis el recorte del gasto social: basta con cerrar grifos de gasto inútil y reformular el Estado, sobre todo a nivel autonómico. Pero eso implica perder votos y las próximas elecciones, naturalmente. No lo harán y así seguiremos.
Ah, por cierto: hablábamos del trio indigno Lalalá Saramago-Casanova-Garzón, pero no es mal momento para recordar que Zetapé es un inútil.

Hans dijo...

ANGEL: in rock veritas. Todo lo demás, filfas.

David dijo...

Joder...has repartido cera a diestro y siniestro.