30 marzo, 2008

Rocket to Russia (Rusia, I)

Si, debería hablar de cosas mil antes de hablar del Transiberiano live. Libros, músicas, conciertos. Hasta conversaciones con el muy querido Dwalks acerca de calzado deportivo, o búsquedas, encuentros y desencuentros de bajistas, baterías y bolos para Los Modos. Todos esos sucedidos, dommage, quedarán archivados en la trastienda, pero no pasa nada. Xurri, que me cuida y ejercita sus legítimos derechos, reinvidica un relato. Y como anfitrión vuestro que soy, os debo un relato, y os lo voy a dar.

Día I. Sábado, 15, marzo de 2008.- Después de una noche agitada (urgencia de un equipaje sin concluir, qué me llevo, qué me llevo) me levanto de un bote, percibiendo un desaforado aroma a plástico quemado. A MBO, buscando la excelencia organizadora, se le ha ido la mano con un cacharrete al baño maría, pero no pasa nada. Justo después de comer, salimos -en bus: urghs!- hacia Madrid, hacia la T4. Este su anfitrión, pelín provinciano, aún no había volado desde dicho lugar, gloria de la aeroportuaria patria. Previamente, dejamos a las niñas estacionadas y predirigidas hacia sus respectivos destinos de semanasanta (sic). Salimos. Volar desde MAD en lugar de hacerlo desde Zaragotham es un coñazo que comprende los tiempos perdidos debidos al tacógrafo del chófer portador ZAZ-MAD. Al fin, y siendo las 24.00, despegamos. Aterrizaremos en Moscú-DOMODEDOVO como cinco horas más tarde, es decir, a las 07.00 del domingo hora local, más o menos, para seguidamente tomar un Tupolev 154 (momentos de mucho miedo: la gloriosa aviación civil soviética periclita a toda hostia, generando una relación inversamente proporcional entre sus antiguos logros proletarios y su actual peligro aeronáutico) hacia San Petersburgo. Es nuestra primera aproximación a las esencias de la Madre Rusia. O no: previamente, en Domodedovo, hemos comprobado que es imposible conseguir la optimización capitalista del café, c'est-a-dire: en habiendo cinco tías al otro lado de la barra, una supervisa el cobro, otra cobra, otra supervisa el manejo de la cafetera (medio de producción antiguamente colectivizado, hoy perteneciente a una franquicia, pero, al fin y a la postre, es lo mismo), otra maneja dicha cafetera y otra divide lo que produce ésta última entre dos tazas y le añade leche para generar capuccinos: dos cada tres minutos. Los pasteles de frutas, infames. Que no os mientan, fijo que los melocotones y las frambuesas de las pastas de hojaldre de Domodedovo se criaron en huertos al lado de Chernobil. Y, si no, lo cierto es que les sobran toneladas de azúcar radiactiva en todo caso.

Día II.- Domingo, 16, Marzo de 2008.- Como digo, hemos aterrizado en Domodedovo y volamos a San Petersburgo. Yo es que no paso miedo en los aviones, sean estos los que fueren, pero MBO señala que preferiría no volver a experimentar la turbia sensación que produce la flaccidez de las butacas soviéticas. Bueno: tomamos en San Petersburgo en un aeropuerto lleno de pistas rebosantes de helicópteros de dos palas de esos que salpican mi imaginario de la Guerra Fría y de una nevada no menos engarzada en dicho imaginario. Estamos, naturalmente, pulverizados, de modo que MBO se va a descansar. Entre tanto, almorzaré en el buffet del Hotel, asumiendo desde ese momento que, del mismo modo que viene habiendo dos Españas, hay dos Rusias. Al menos. Y una de ellas comprende buffets con trios de Jazz y caviar a volonté. Una vez concluyo mi copa de champagne recojo a MBO y nos vamos de visita. Como quiera que la temperatura va descendiendo a velocidad de vértigo, opto por recomendar a mi niña que se compre un morrión de húsar que en los próximos días va a ser muy prestacional. Aderezada con su largo abrigo rojo, la Leona va a ser la más hermosa de las turistas que visiten San Petersburgo y Moscú esta Semana Santa, a pesar de que vaya acompañada de un tipo con poderoso chaquetón de cuero, gorro de forro polar 'gris-gasolinero' y guantes 'Stalingrado 1942' igualmente contundentes. En esta primera tarde descubriremos lo que es el arte ruso del XVIII, con la Iglesia de la Sangre Derramada (que es ésta de la foto a la izquierda), frente a cuya fachada veremos una manifestación monárquica con los correspondientes estandartes blancos, negros y amarillos. Y es que, señores, en la Rusia del 2008 hay permanentes reinvindicaciones monárquicas (cuando no estalinistas, glups!) y los templos están hasta arriba de gente que ora con el debido recogimiento y respeto.


Día III.- Lunes, 17, Marzo de 2008.- Visitamos tanto el Palacio de Catalina II (ése de ahí a la izquierda) como el Palacio de Pablo, un Zar un poco 'malteado' :D. Sintetizando mucho, éste quedaría como el día en que se nos exhibió la justificación de la Revolución. Éste es un pensamiento vulgarísimo: para simplificar mucho, debe decirse que todo en Rusia es excesivo, desaforado, brutal, y ello incluye las edificaciones de los siglos XVIII y XIX a la mayor gloria del Zar (o la Zarina) de turno, las perpetraciones del Realismo Soviético de entre 1917 y 1953 y la reconstrucción de templos post-perestroika. Así las cosas, es obvio que los Palacios de Invierno y Verano de los Zares habían de, forzosamente, dar lugar a una revolución absolutamente bestial. Esa noche cenamos en el Restaurante favorito de Putin cuando visita San Petersburgo. En dos palabras: tablao cosaco, o sea. Descubro que en Rusia se cena con Vodka. Atención al dato: no es que uno se tome una copita al concluir la colación: es que la acompaña toda ella con vodka, a taponazos, uno tras otro. Uno puede acabar muy siego, pero la ventaja es que es alcojol de buena resaca. Curioso.

Día IV.- Martes, 18, Marzo de 2008.- A estas alturas del viaje, MBO y yo estamos orondos. Estos viajes organizados se caracterizan por sobrenutrir al Santísimo Advenimiento; juntando esto con circunstancias precedentes, Hans empieza a pensar que se verá obligado a desmontar un mito a su regreso a Zaragotham (esto tiene que ver con las conversaciones con Dwalks). En fin: desayunos con diez clases diferentes de miel, cincuenta tipos de pastelillos, ahumados innúmeros, una especie de Sekt ruso (muy digno) y casi cualquier cosa que a uno se le pueda pasar por la cabeza. Hoy, Palacio Yussupov. Conocía de residencias con embarcadero, y aún con helipuerto, pero no se me alcanza qué puede tener uno en su casa más allá de un teatro con sus palquitos y todo, con tanta profundidad de escenario cuanta longitud de patio. Alucinante. Por no hablar de una biblioteca que, a no dudar, coincide con Mi Biblioteca Ideal (mayúsculas no casuales). El Palacio luce también unas escenas de la liquidación de Rasputín a base de figuras de cera, de mucho lucimiento y bastante arcada (es lo que tiene la cosa Tussaud's). Por la tarde (reverencia y arrodillamiento) visita al Hermitage. Probablemente, sólo vistar ese museo justifica una visita a Las Rusias, o, más precisamente, a San Petersburgo. Digo esto porque MBO sostiene que esta última ciudad sí le gusta, pero Moscú no: nada. La Leona le tiene cierta aversión a las ciudades desaforadas: Moscú, Berlín... y sin embargo, gusta de Londres o NYC. Es curioso, pero también tiene su lógica. No es un asunto de enormidad. Es una cuestión de inasibilidad, de tensión ambiental aguda, que se produce en aquellas pero no en estas dos últimas. A mí, sin embargo, siguen resultandome sugerentes, pero lo que no son es hermosas.

En fin, no hablo del Hermitage. La colección es espeluznante, tremebunda, inconmensurable. Reconozco que no soy nada original, pero siempre he pensado que los grandes museos, y en especial las grandes pinacotecas, deben visitarse a tiro hecho, es decir, seleccionar 'algo' y olvidarse de todo lo demás. Lo jodido en el Hermitage es que todo lo demás es una cantidad desaforada de maravillas. Digamos que es asunto a considerar que la colección de Impresionistas que se disfruta en él -que era nuestro tiro hecho- está a la altura del Musée d'Orsay (podéis jurarlo), y no menos importante es el hecho de que está constituida por las dos colecciones de sendos comerciantes que en 1917 la 'cedieron' gustosamente a los soviets a cambio de salir con vida de Rusia. Tres tipos, oiga, que se lo habían comprado directamente, en muchos casos, a los propios artistas antes de concluir el siglo XIX. Alucinante. Un saludo a Serguei Schukin y a los hermanos Mijail e Ivan Morozov por su aguda visión... y su generosidad revolucionaria.


Día V.- Miércoles, 19 de marzo de 2008.- Este será nuestro último día en San Petersburgo, y visitaremos la Fortaleza de Pedro y Pablo, donde están sepultados tooooodos, toditos los Zares de la Dinastía Romanov, y ad lateres de cierto nivel; muy de destacar la destrucción del mito de Anastassia; me alegré de que UPFm no estuviese en la visita. Para compensar tanto desafuero mítico-imperial, recorrimos el Aurora, a pesar de los compañeros de viaje, que no tenían interés alguno en visitar tan espirituoso lugar... compañeros que, por otra parte, dormitaron a pierna suelta entre que, después de visitar un museo de instrumentos musicales impresionante, un cuarteto de cámara nos amenizara el post almuerzo con material tan agradable como poco exigente (Kleine Nacht Musik y cosas así). Pero, desde luego, qué bien se toca en Rusia. Vale para estos chicos, vale para la arpista de los desayunos, vale para el pianista de Jazz que nos acompañó en alguna cena. El nivel de los músicos es sensacional. En fin: esa noche tomamos el transiberiano, o, para ser más rigurosos, el Krásnaya Strelá ( Flecha Roja). Pero eso, y la visita de Moscú, será contado en su momento...

20 comentarios:

Awake at last dijo...

¡Pero si ha vuelto sano y salvo, querido Hans! Ya lo hacía en alguna cárcel rusa, ;-P

Mks.

ATT dijo...

Jo, me dais tanta envidia los que os vais de vacances...

Sue dijo...

Joder, vaya viajón. Lo de la vodka para acompañar la comida ya lo sabía yo de un restaurante sueco al que me llevaron una vez mis amigos. Debe de ser útil llevar una medio tostada todo el día para combatir el frío negro, ¿no?

Xurri dijo...

Altamente satisfactoria entrada. Añado que culturizante. He pasado casi una horita visitando las ramificaciones varias gracias a los links.

Hoy soñaré en ruso, con los abarrotados pasillos del Hermitage y el traqueteo del flecha roja.

(deduzco que hay un II?)

Hans dijo...

AWAKE, En cuanto llegamos a Moscú, afloró una de mis segundas personalidades, el Tovarich Vladimir, que iba haciendo comentarios por la calle a grandes voces de lo glorioso de la arquitectura de entre 1945 y 1953, mientras MBO intentaba hacerme callar.
ATT, digamos que me las he ganado. Con sangre.
SUE, gran viaje, en efecto. En cuanto al vodka: cuando entras en uno de esos comercios para extranjeros de inmediato te ponen una copita para quitarte el frio y, coñas aparte, sienta de cojones.
XURRI, ya sabía que te gustaría rebuscar :-D. He sido intencionadamente sintético por no hacerme pelma, pero hay muchas historias que contar. Y sí, habrá una parte II, relativa a la parte moscovita del viaje.

Boomings dijo...

Esto es sólo la primera parte??? Creo que después de la segunda ya tendré una reserva para Rusia! Jejeje
Me gusta cómo lo relatas, gracias!
Saludos

e-jay dijo...

¿No es exagerado la comparación con D´orsay?

Adivina quien parece que se va la semana que viene a hacer unas bajadas por Avoriaz....

pcbcarp dijo...

Por supuesto que no hay color entre Moscú y San Leninburgo, hombre, dónde va a parar. Os faltó la catedral de Kazán, donde están colgadas todas las banderas cogidas a los gabachos en la guerra de Napoleón, cosa que hermana mucho con los ruskis. ¡¡Qué envidia!! Lo del transiberiano es una de esas cosas que espero hacer algún año de éstos que tenga suficiente tiempo y dinero.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Pues en Madchester también hace un frío que te cagas, pero sin d'orsay y sin vodka a espuertas. ¿Debería haberme ido a vivir a Rusia?

casta dijo...

ucha envidia es lo que tengo, mucha, mucha.

Hans dijo...

BOOMING, gracias. A ver si la segunda parte sigue manteniendo el interés... ;-D
E-JAY, puede que yo sea a veces un poco eagerado, pero tú, lo que eres, es un cabronazo :-D.
PCBCARP, tantas cosas faltaron... El Aurora, como dije, lo vimos porque me empeñé yo, que si no, de qué.
CAYE, creo que ahora ya tienes un destino no menos alcojólico, pero desde luego más soleado y cálido: enhorabuena a la Premiada :-D

Hans dijo...

CASTA, lo cierto es que San Petersburgo mola. Lo de Moscú es como más así.

Ángel dijo...

Pasar la Semana Santa en Rusia y sufiri los rigores del frío no es de extrañar, pero pasarla en Málaga y no ver el sol ye más jodido.

¿No comenta nada de las rusas? Según me han contado otros turistas, son para quitarse el gorro de forro polar. Otro comentario recurrente es lo caro que resulta todo cuendo te ven con la cámara de foto colgada.

Por cierto, tengo una teoría cogida con alfileres sobre la relación entre las revoluciones y el clima. El punto de partida es el siguiente axioma: "Si Cuba tuviera el clima de Siberia, los Castro llevarían años de exilio o campo santo"

Hans dijo...

ÁNGEL, este su bló, eminente foro de proyección de investigaciones sociológicas se ve obligado a transmitir lo siguiente: paradógicamente, RUSIA está lleno hasta arriba de Austrohúngaras de muchísimo fuste; quiestooicir: en Rusia hay un número elevadísimo de jovencitas (y lo de 'jovencitas' si que es riguroso: hasta los treinta el maciza-index es elevadísimo; a partir de ese momento, la decadencia es fulgurante, demoledora, tristísima, incontenible, brutal: pasan de estar inmensas-de-buenas por norma a guapas-por-excepción cuando cumplen treinta, momento en que, en general, comienzan a apiltrafarse a ojos vista), jovencitasd, digo, que están muy, pero que muy ricas.
Que ninguna de mis lectoras me tilde de machista: soy observador sagaz y atento de todo lo que me rodea, y, además, inevitable y confeso admirador de la belleza femenina.
Dicho esto, también reconoceré que la rusa es ¿cómo decir? un tanto valenciana: muy dada a los dorados desaforados, muy de tacones de no menos de quince centímetros a pesar de los hielos(y no exagero: la guía de San Petersburgo me dijo que 'tenía grandes ventajas a efectos de agarre y antideslizamiento'), muy amante de hombreras ochentáceas, muy de rouges y makeups excesivos... Pero lo anterior, queridos amigos, no empece el hecho esencial: qué felinidad en las verdes miradas, qué caida de ojos, qué pómulos inmarcesibles, cuán cierto lo de la esencia de la rusa blanca...
En fin, eso. ¿De qué estábamos hablando, Don Ángel?

Ángel dijo...

¿Del tiempo? ¡Ja! Ya sabía yo que no había pasado por alto este detalle que, como todos los demás, forma parte de la gran épica rusa, un país cuyo himno me recuerda glorias pasadas. Cuídese, Hans.

Martina dijo...

¿Pero yo por qué soy tan pobre mujer y estoy encerrada en casa estudiando oposiciones y sin internet para sentir una profunda envidia por los viajes de los demás?

ATT dijo...

Sr. Hans.... tiene usté un email...

mila dijo...

Hans, Ángel,
en breve yo también haré un análisis eminentemente sociológico sobre otro tópico-épico:
LOS SUECOS.
Next station: Stockholm!

Awake at last dijo...

Casi mes y medio, esto no se hace, herr Hans...

:-/

Mks.

ATT dijo...

Señor Hans, después de un mes, dos comentarios y ningún nuevo post... vuelve usté a tener un e-mail, fíjese qué cosas.