02 julio, 2007

El módulo de young

(Nota previa: la parte de la primera parte de esta entrada está escrita el día diecisiete de junio. Soit, hace casi medio mes. No tengo remedio, lo sé.)

Esta entrada podría haberse llamado "Socialistas, robo y jurgo", para referirse a mi situación de cabreo cósmico en este momento, pero prefiero dejarle el título que véis, pues prefiero recrearme en el placer de la amena compañía de fin de semana, que de algún modo queda reflejada con él: módulo de Young. La sugerencia procede de Dwalks, por cierto.


[Ex cursus: buscando información acerca de Thomas Young me lo he pasado de miedo: ¿cómo es posible que un tipo, EL MISMO, sea capaz de escribir, encabalgado entre el XVIII y el XIX, sobre asuntos onda/corpúsculo, sobre elasticidad de materiales, sobre el astigmatismo y sobre la Piedra de Rosetta? Definitivamente, los genios decimonónicos eran mucho más genios que los de hoy en día. Qué mala es la superespecialización. Fin del ex cursus.]


El viernes (el día 15: nota introducida el 02/07/07) por la noche salí. El sábado por la noche salimos (a esas horas en que nosotros ya no salimos, por cierto). Vino a Zaragotham una importante representación de la flor y nata de la aristocracia blog (con el permiso de Alex Cooper y sus 'Portadas en el Vogue'), y bebimos gin-tonics aquí, allá y acullá, y hablamos de lo divino y de lo humano, y nos retiramos (MBO y yo) a una hora prudente porque, se quiera o no, 30 no son 40.


Me bebo mientras escribo esto una copa de blanco, ése de la foto, mientras pienso que, efectivamente, no me engañaba yo al encontrar los mejores blogs. Y es que están escritos por la gente mejor. Vale para aquellos de entre los de la columna de la derecha a quienes ya conozco en persona. Y me extrañaría bastante que no fuese así en los demás casos. Me suelo equivocar poco con la gente.
Y bueno, en definitiva: que una vez más gracias al apero blogger o más en general gracias a la cosa de inten-né he conocido gente estupenda. Y algo -muy poco técnico- me hace pensar que un abrazo con alto módulo de Young tiene algo poderosamente afectuoso.


Por lo demás, lo de socialistas y robo es obvio: a lo largo de la segunda mitad del mes de junio he estado trabajando sobre las declaraciones fiscales del ejercicio 2006, y es algo que me pone de tremenda mala hostia (no hablo más de ello, resulta incómodamente recurrente); para rematar, resulta que hoy (Domingo 17, nota del 02/07/07) había incidencias importantes de eso del pelotón y cuando me preparaba para ver algo acorde con mi estado tributario de ánimo(Perros de paja, de Peckinpah: una obra ligera, sosegante, estaréis conmigo) he tenido que retirarme a mis aposentos, desplazado de la atención y los cariños de mi familia por el Sevilla, F.C. Me cago en todo lo que se menea.

El viernes 22 de junio tuvimos una superfiesta en MAD: el cumpleaños del Gran Juan. Estábamos invitados Wendy (aka Tirita), Dwalks-DwGirl, Uma-Pablo, Cranston Snord (el único blogger-sin-blog del Universo), QuietaLeona y yo. Y qué bien nos lo pasemos, y qué fiestón, tan comentado por todas partes. Un lugar entre mágico y siniestro, y muchas copas, y sushi y muchas cosas ricas, y un deejay al que convendría gasear, eso sí, pero vamos, todo bien. Muchas risas y un ambiente excelso, y cuánto les quiero a todos los referenciados, de veras. A pesar de mi odio general por la cosa tributaria estos chicos me hacen confiar en que todavía puedo querer y blablabla. Gran fiesta, insisto, a pesar de haber tenido que volver al día siguiente a toda leche, dado que el día 24 teníamos en Formigal la Gran Fiesta Infantil de Verano en que yo preparé muchos bloody maryes para los padres y QuietaLeona se disfrazó con objeto de explicar a los niños las Historias de los Exploradores y Egiptólogos (QL guapísima con un Salakof que le regalé hace unos eones), mientras UPFM, toda contención británica, se disfrazaba de momia con gran acierto.

Eso sí, la noche del sábado 23 nos fuimos a ver pinchar a Dj-Payá, que, aparte de recibirme con Eton Rifles (detalle de muy buen gusto), diría yo que puede llegar a ser catalizador de un relanzamiento de Los Modos. Juás. Esa misma noche, después de bastante brit pop en vena, también fuimos a ver pinchar a Los Novios Instantáneos. Como me lo han puesto a huevo, transcribo la parte de la sesión en que estuvimos y donde ellos acertaron 100%. Siendo todo muy moderno (lo de New Order, un pelín menos :D), muy, muy bien:
ELLOS.Tú primero.
HIDROGENESSE.Hidroboy.
CATHERINE FERROYER-BLANCHARD. Chanson d'amour.
PATRICK WOLF.The magic position.
BELLE & SEBASTIAN. Another sunny day.
NEW ORDER.Bizarre love triangle.
THE BOO RADLEYS.Wake up boo.

Volviendo a casa esa noche hablábamos Ql y yo acerca del curioso hecho de que gente con treinta años, con un trabajo que -como profesional, por ejemplo, como directiva de una organización, o eventualmente como empresario, o como dueño de un negocio: pienso en Belle, pienso en AR, que diría Iván- lleva aparejadas responsabilidades, simultanean su tiempo con otras actividades. Por ejemplo, pinchar (y hacerlo conforme Dios manda, desde luego). Cuando nosotros teníamos treinta años, tal vez, teníamos como más conciencia de ser adultos. Ahora esa noción de adultez no existe. Al final, entre nosotros (los de cuarenta) hay un saco de piterpanes. Entre los de treinta, no: entre los de treinta hay gente que, muy probablemente, ha simultaneado mejor los tiempos: De lunes a viernes soy arquitecto. mi fin de semana, sin embargo, es mío. Y fin. Es una cosa a reflexionar, en serio.

El martes 26 siguiente fuimos informados de las calificaciones de mis tres hijos que podríamos calificar -valga la redundancia- de dispares, y lo dejaremos ahí. A pesar de ello, UPMM va a disfrutar de una de esas oportunidades gloriosas, creo yo: se va el año que viene a hacer el curso en un Colegio inglés de esos que apetece muchísimo, con mucho lago al lado para aprender a navegar y con el aspecto general de que, al menos, verá que el mundo es inmensamente más amplio que lo que se puede ver en Zaragotham. Creo que merece la pena y el esfuerzo. El de los cinco.

Y ahora, a día dos de julio, con los impuestos ya pagados, me planteo: ¿seré capaz de llevar un ritmo mínimamente seguido de actualización en el bló? ¿Es pretensión vana? ¿Le importa a alguien lo que cuento aquí? ¿Cómo puede ser tan mala la primera novela de CAMILLERI (gran decepción)? ¿Cómo puedo haberme encoñado tanto con una cosa de un tal Pierre FREI, Berlín 1945, absolutamente desconocida y de tan poca sustancia teórica a priori? Ben PASTOR y Kaputt Mundi se sitúan en una altura notable de mi altarcillo de autores-y-obras. Y entre que examino cosas más teóricas me hago con una copia de El Afgano, de Frederick FORSYTH, por el muy popular precio de 5.75 EUR, que me está interesando bastante.

Entre tanto, en resonancia, el golpeteo de Baba O'Ryley: It's only teenage wasteland. Pero como una pregunta (Is it...?), no como una afirmación.

12 comentarios:

José Antonio Palomares dijo...

Hombre, claro que interesa lo que cuenta en el blog, una verdadera lástima que no s eprodigue más.

Apunto como decepción la de Camilleri, aunque las primeras novelas suelen ser eso, mediocres como mucho en la mayor parte de los casos. Se nota que la literatura es oficio que precisa de largo aprendizaje, ars longa, vita brevis. Al Camilleri le ha costado setenta años, sin ir más lejos.

Forsyth fue mi autor favorito allá cuando yo era adolescente, qué de tiempo ha pasado. Igual debería volver a él, o igual debería mantenerle ahí en la vitrina, inmaculado y perfecto.

Hans dijo...

Pues mire V., Don José Antonio, la cosa ésta de 'El Afgano' tiene su aquél: thriller de qualité, pero de a verdad. Yo creo que si V. gusta del género no debería dejarla de lado. Por 5.95 EUR en la FNAC, oiga :-D
Por lo que respecta a Camilleri, yoejke soy muy 'fans' (me parece que a estas alturas he leido toda su narrativa, con un acierto del 95%; el 5% restante es precisamente esta novela a la que no daría ni un 3.5/10, la verdad) y me ha sorprendido tanto lo pobre de la novela como la explicación que da al asunto en un excursus final muy autojustificativo y tal.

Ángel dijo...

Percibo cierto tono melancólico cuando se refiere de la treintena y la cuarentena. ¿No se habrá pasado con el vino y demás espirituosos últimamente?

Si todo esto lo aliñamos con un poco de Baba O'Ryley, el resultado es una ensalada nostalgía. Vergüenza debería darle, dada la intensidad con la que vive.

Cuídese

e-jay dijo...

¿Y cuándo estás muy en medio de los de treinta y los de cuarenta? Cuando tienes en tu vida restos de los de 30 pero se acerca más a las obligaciones y apetencias de los de 40...

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

¡¡¡Ains!!! Yo de lunes a viernes no sé qué soy y los fines de semana hiberno. Ando entre la edad del pavo y la del tyrannosaurus rex.

Yo también os quiero. Sniff sniff.

Fue una noche estupenda, pero sigo sin entender como nadie ha hecho referencia al toro de plástico.

Besos mil.

casta dijo...

Buenas...
Una preguntilla, tu no andaras por el 15 de agosto por Zaragotham o cercanías, es que casualmente voy a pasar por allí y mira por si nos podemos hacer unas risas...
Por otra parte yo curro de secretaria de dirección pero tengo meridianamente claro que bajo ningún concepto SOY secretaria, en eso me gano el dinero, mi tiempo lo invierto en otras cosas que me aportan más.

Sue dijo...

Yo soy fabricante de tornillos. En mis días libres soy marmota, borracha, excursionista y, ocasionalmente, ladrona. Pero realmente tengo alma de bloguera, todas estas cosas, curro incluido, sólo las hago para tener de qué hablar en el blog y mantenerme en la columna de la derecha. :D

Hans dijo...

Ángel, no, que no había bebido nada cuando escribí esa parte. La 'ensalada nostalgia' es inevitable, desde luego, a pesar de que cuando cumplí los 38 me compré ese apero que V. sabe y que me hizo merecedor de insulto a cargo de V., precisamente para amortiguar el impacto de la protocuarentena :-D.
E-Jay, tú no llores que estás muy bien 'organizao'. Salvo, quizás, en lo concerniente al motor de tu cabrio, consumidor de esa cosa que gastan las calderas.
Wendy, ya sabes que yo también te quiero. Y fue una noche formidable. Y no sólo debe considerarse el toro de plástico: la capilla de misa negra del fondo con barra especial de pelotazos sobre fondo de atemorizantes máscaras venecianas no es nada desdeñable.
Casta, vaya desastre: no estaremos en Zaragotham, maldición. Qué mala suerte (si no, podíamos hacer un buen roto). Por lo demás, yo es que sí que soy Kapelmeister, y, aunque me organice la vida de modo que disfruto de ella fuera del trabajo, el ser Kapelmeister determina mi vida en cierta medida. Ésa es exactamente la cuestión (o una parte de ella).
Sue, muy buena la precisión, excelsa la definición de 'alma de blogger'. Tú, que lo sepas, también estarás siempre en la columna derecha.

dwalks dijo...

jamás pensé que un gracejo técnico (así es el humor de los que nos hemos decantado por los técnico, es lo que hay) fuera a dar tanto juego. en cualquier caso, todo un honor que haya caído con tanto entusiasmo en tus manos.

está claro que éstos sólo han sido los dos primeros encuentros de unos cuantos más, y no lo dudes, nutriremos tu extenso vocabulario de conceptos tan apetecibles como por ejemplo, fluencia, orbitales de bohr, dedos de prueba o funciones de rietti.

por cierto, no tenía ni idea de las capacidades de young.

Ángel dijo...

Escúcheme bien, Hans. En realidad no le insulté. Cuando el improperio es producto de la envidia (¿sana?) es, en el fondo, un cumplido. Medítelo un instante y verá como tengo razón.

Hans dijo...

Dwalks, ya sabes: los científicos entendéis qué es el módulo de Young; los de letras nos ponemos a buscar la historia del asunto. Grande el tipo (y por lo demás absolutamente de acuerdo contigo en el comentario; además, la noción de flexibilidad que de algún modo veo en lo del 'módulo...' en cuestión queda muy relacionada con el afecto implícito. O 'asín').
Ángel, como tal me lo había tomado y por ello te citaba. No lo había entendido en modo insultante en rigor. De ahí el esmáili :-D.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Interesante tu teoría de los 30 y los 40. Yo todo lo que soy lo soy de forma vocacional, pero vamos, que si el lunes soy filóloga y el martes sidróloga, no pasa nada, lo llevo con elegancia y esmero. Yo también he conocido gente estupenda gracias a esto de los blojs. ¡Ni se te ocurra desaparecer!