05 mayo, 2007

Tiempo

En honor a la verdad, diré que el tiempo no pasa tan despacio. Si algún consejo puedo dar desde el acantilado de mis cuarenta años es que cada minuto desperdiciado (con ser su desperdicio necesario pues uno se compone en realidad de tiempos desperdiciados y de los recuerdos de las mujeres que nos quisieron… o nos quieren) pasará factura más pronto que tarde. Eso de que “el tiempo pasa tan despacio” que cantaba La Unión es otra tontería más del Rafa ése, no contento con blasfemar poniendo como título de semejante sosada de canción el nombre del Estado de nuestros sueños, esa República perdidamente vienesa de los cincuenta, llena de espías, de hombres de honor, de canallas con bigote y nombre contundente: Plezsky-Gladz.



El triunfo en la vida es una entelequia. Uno puede hacerse un programa de vida, pero ésta le llevará a uno por donde mejor le convenga (a ella, no a uno). No puedo quejarme: vivo con la mujer que amo, mis hijos son delincuentes en la precisa medida, mis amigos siguen ahí, mi trabajo es el que deseé y no me quita el sueño la espantosa modernidad del dinero; esto que disfruto, en todo caso, es una de las vidas posibles, una de mis vidas posibles. Cada tanto me duermo recorriendo otros caminos que me hubiesen llevado a otros fines, que no ansío, pero que en su momento valoré.

En fin, dicho esto: mi amigo el héroe y su esposa la heroína estuvieron hace dos jueves en Zaragotham de vuelta desde Líbano, camino de Ginebra. Quedada nefastamente organizada por mí. Muchas copas. Final en el Blue Note. Suenan los Fine Young Cannibals y al grito de ‘esto es puro northern soul’, Óscar, un viejo mod de los tiempos heróicos, muy ciego, que se ha acercado a saludar (y en cierto modo a rendir pleitesía al disidente, que coincide que soy yo) empieza a bailar con la elegancia con que sólo un mod puede hacerlo. Gracioso. El tiempo no pasa para algunos… Ciego como va, trata de explicarle a su improbable pareja de la noche (una rubia zaragozana, que diría MBO, demasiado Loewe, que no cumplirá ya los 45, y que no entiende nada de nada) lo que fuimos a principio de los ochenta, aunque él –a diferencia de mí- era un fino estilista. Me despido de él recordándole que la única Rickenbacker que hubo en Zaragotham durante muchos años era la mía.

Ahora hay algunas más en esta ciudad. Juan Aguirre, de Amaral, se ha aficionado a ellas, por ejemplo. De hecho, hoy, sábado cinco de mayo, hay una más. Una preciosa 360/12 fireglo exactamente igual que la de la foto. De hecho, es mía (mmmmmmíiiiiiia, Smigol-tone), gracias a la inestimable colaboración de Xurri y de su Señor y Santo Esposo. Danke.





Hoy me apetecía hablar también de la procrastinación, que es una cosa que me sucede cada tanto, y que en recientes fechas me ha llevado a apurar un plazo hasta justo, justo el límite. Qué poco me gusta cuando hago eso. Resolución: no volver a asumir algo que sé desde el primer momento (no soy tonto, reconozco ese tipo de marrones muy bien) que me va a dar por el saco TANTO. Pero no os aburriré con eso… Hoy os voy a recomendar tres cositas legibles; la primera, Bullet Park, de John CHEEVER. Un regalo de Wendy. Hace bastantes días os hablé de la colección de relatos. Esta es la primera novela-novela que leo del sujeto. Podría ponerme a generalizar en cuanto a la excelencia de la novelística norteamericana a partir de, pongamos, la década de los veinte del pasado siglo, pero no vamos a pontificar. Bullet Park es simplemente genial. Leído un poco a trompicones, una vez hube cerrado el tomo, leída la última página del relato (luego vienen unos apuntes de Rodrigo Fresán para que quien no conozca al autor se ilustre un poco), me fui a un libro de esos de Taschen que tengo de Hopper. Hay unos veinte años de decalage temporal entre uno y otro, pero CHEEVER pone los cuadros de Hopper negro sobre blanco o viceversa: Hopper congela novelas, relatos de CHEEVER. Creo que con eso os puede valer para haceros una idea.


La segunda, Persépolis, de Marjane SATRAPI. Aquí he hablado poco de cómic, a pesar de lo mucho que me gusta. Cierto es que leo y compro mucho, muchísimo menos que antes, entre otras cosas porque el panorama no me convence lo más mínimo: yo soy de la escuela franco-belga, de la línea clara… y es infrecuente encontrar ese tipo de material en estos días tirados al cripto-porno y a la SF de calidad inferior. Persépolis es una preciosidad; NORMA (que editaba en su tiempo mi tan llorado Cairo) acaba de editar los cuatro volúmenes en uno solo que, de veras, e incluso si no tiene uno mucha afición, merece la pena. Para cómic-adictos diré que tiene bastante que ver, gráficamente, con la obra maestra de Art SPIEGELMAN, Maus. Para los demás, que debería ser material de lectura obligatoria en nuestros colegios, más que nada por las grandes ventajas que su lectura lleva aparejada por lo que respecta al conocimiento de lo diferente y al vencimiento de los prejuicios idiotas. En serio. Compradlo. Regaladlo. Tendrá un beneficioso efecto, en términos de respeto por lo desconocido, para todo el mundo. Y además, gráficamente, me parece sensacional.

Finalmente, un descubrimiento: Ben PASTOR, Luna mentirosa. Policíaca. Ambientada en la Italia del Norte del final de la Segunda Guerra Mundial; un hombre honesto y decente, el deber y los principios. Tensión y misterio. La verdad, algo realmente bueno. Además, el protagonista, Martin Bora, lo es de otra serie de novelas, de entre las cuales ya tengo pedida Kaputt Mundi (sólo el título ya merece la pena). Para los seguidores de este su bló aficionados a la novela negra: imprescindible.

Por cierto, y para concluir: un descubrimiento para los amantes de las estilográficas (una de mis pasiones), a un precio de risa basilisa y con un plumín ex-ce-len-te: KaWeCo Sport. Mi traficante de estilográficas me comentó que se trata de una antiquísima 'casa' (el término es el adecuado) ubicada en la antigua RDA, que sigue fabricando algunos modelos como muy 'antigüitos' (que diría MBO. No pude evitar hacerme con ella en un momento de flaqueza. Esta entrada está redactada con ella, con tinta roja. Un placer.

20 comentarios:

Jose dijo...

que bonito post. envidiable y aplaudible que una persona tenga la capacidad de ver las cosas tal y como la pone Vds.

mi mas sincera y sentida enhorabuena por Su vida.

abrazos from switzerland

Sue dijo...

Pues yo creo que empiezas demasiado melancólico, pero vamos, que para eso está el blog, supongo.
Creo que voy a seguir tus dos primeras recomendaciones literarias. Es más, dado que hoy es el Día de la Madre, estoy valorando salir ahora mismo a comprar alguna de ellas y hacer el típico regalo interesado a los que mi familia está tan acostumbrada ;D.

blondie dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Jose.
Me sumo a la felicitación, sobretodo por tu capacidad de autovalorarte.

La tinta azul es para firmar contratos y escrituras; la negra para los exámenes. La roja, la verde y la lila (mi favorita) para las ideas y los sentimientos.

Xurri dijo...

Querido Hans, ha sido un verdadero placer intermediar en la caza y captura de una guitarra con nombre propio, tan rara y tan chula. Pá eso están los amici.

Y me ha gustado poder ponerle nombre al nuevo vicio que he adquirido, no hace tanto, y me encanta que tenga un nombre tan críptico que tan poco habla de la indolencia que lo motiva: procrastinación, procrastinación, procrastinación... no me digas que no suena excelentemente.
Y es que hace unos meses que hoy no hago algo que pueda hacer mañana. Es más, ni siquiera planifico algo que no pueda planificar mañana. no hago una llamada que peuda esperar dos días, no inicio un trámite que no es aún imprescindible, no comrpo nada que no sea estrictamente imperativo, y así, suma y sigue.
No es neglicencia deliberada, no, es que incluso una breve e insignificante tarea se suma a tal cantidad de cosas y preocupaciones que puede desbordar el vaso. A eso se le suma el descubrimiento de que NO PASA ABSOLUTAMENTE NADA POR DEMORAR LAS COSAS.
Y en este estado de cosas voy me entero que eso se llama procrastinación, que suena ideal de la muerte. Yo no vuelvo a hacer ni un solo trámite con diligencia, palabra de niña exploradora.

Tomo nota de los significantes de mi admirado y preferido Hopper, y de la recomendación policíaca.

Bss.

Ángel dijo...

Hans, incluso desde el acantalido de la cuarta planta, es usted un hombre del Renacimiento y encima enchufado... Nada de unplugged, quiero decir.

Tamaruca dijo...

Las personas debemos asumir nuestras limitaciones y leyendo esta entrada he encontrado dos muy claras:

1º- No soy capaz de pensar en mis otras posibles vidas sin sufrir finalmente un ataque de ansiedad. ¿Alguna alcanzaré esa serenidad tan envidiable que transmites?

2º- Jamás he logrado escribir bien con una estilográfica. Anota por ahí: "Nunca le prestaré mi pluma a Tam, la chafará sin remedio"

Un besito Hans :)

Sr. D dijo...

Ya estoy encargando las plumas, dilecto amigo.

Sr. D dijo...

"El quinto en discordia" de Robertson Davies. Supongo que ya habrás tenido noticias de él. Lo recomiendo a voces por calles, esquinas y plazas. Hacía tiempo que un escritor no me hacía disfrutar tanto.

Ángel dijo...

Me han regalado la Trilogía Deptford, que precisamente comienza con "El Quinto en Discordia". Me han contado maravillas, pero llevo muy poco. ¿Le cuesta un poco arrancar o son cosas mías?

A lo que venía, que es un anuncio: el sábado 19 de mayo tocan en el BEC de Barakaldo, por este orden, Loquillo, Rose Hill Drive y The Who. Avisado está.

ATT dijo...

Me da envidia que sepas escribir cn pluma. Ya te lo he comentado alguna vez ¿verdad?

Descontentos dijo...

Está muy extendido eso de que "lo que se monta no se presta", como las motos. También es aplicable a las plumas, como bien sabe y aunque no se monten.

Vencido dijo...

Yo también procrastinazo (sic) bastante, jeje. El problema es que a mí...me mola bastante "procrastanizar" (sic)

Ah!, antes de que se me olvide. El tiempo es mentira, no existe de verdad. Es sólo una convención humana y como tal podemos manejarla a nuestro antojo. Ya lo dijeron los Stones, "Time is on my side".

e-jay dijo...

Últimamente noto como el tiempo se me escapa. Éso unido a mi comida de olla perenne por el coste de oportunidad de mis decisiones vitales hace que me asome al vacío de la ansiedad.

mila dijo...

Asomándome al balcón de la 30 (queda menos de una semana) no puedo menos que suscribir que el tiempo, sea o no sea invención, es una putada.
Cheever me entusiasma, así que vuelo a por su novela; sólo he leído relatos.
Y me sumo a las felicitaciones por su sutileza literaria escritas con tinta roja.

Hans dijo...

JOSÉ, no sé yo si la capacidad de autoanálisis es algo que traiga causa de la edad... y desde luego, no creo mercer enhorabuena alguna: no es mérito (exclusivamente) mío.
SUE, pozí: melancólico me habéis, bella joven. Y en cuanto a las recomendaciones, tómalas en consideración; ya puedes imaginarte que para llegar a este punto, he desechado mucha basurilla literaria ;-D.
BLONDIE: Sigo empleado estilográfica verde para casi todo, incluyendo contratos demandas y recursos. Mit zwei ;-D
XURRI, como sabes, por tí no sólo mi aprecio ilimitado: también mi admiración y respeto.
ÁNGEL, gracias. No concibo mejor elogio.
TAMSÚ, Una KaWeCo escachada a tus manos tendría un punto estético, incluso.:-D
MR. D., acudiré presuroso a adquirirlo.
ÁNGEL, cagüentó, tengo una boda. Joder.
ATT, sí, pero nunca es tarde. lo mismo te regalo una KaWeCo :D
DESCONTENTOS, pues es posible... pero si bien regalar una Harley Davidson es un tanto gravoso, regalar una estilográfica es siempre accesible :D
VENCIDO, si... pero no me va V. a comparar a los Rolling con La Unión, no jodamos.
E-JAY, no t'escojones de mí. Aparte, el tiempo (mirá vós!) pone todo en su sitio. Incluso a la progenie.
MILA, deberás invitarme a tu fiesta. Siempre es de buen gusto tener el elemento obsolescente. Y yo 'sigo dando bien'. :D

e-jay dijo...

Nada más lejos de mi intención, mi apreciado Hans. Es verdad que estoy pasando una época en que me cuesta la toma de decisiones...

Awake at last dijo...

Aunque no uso estilográfica, me gustgan más las Schaeffer vintage, :-P

Mks.

Mr. TAS dijo...

saludos a la fría vladivostok! ;)

-por fin te hallo-

pcbcarp dijo...

Efectivamente, eres un espíritu renacentista. Tus proposiciones literarias siguen sorprendiéndome gratamente, yo también gusto de las estilográficas, aunque no soy friki, y he llegado al punto en que saber que no voy a hacer nunca cosas que a los 18 me parecían imprescindibles, me da lo mismo porque ya no me apetecen. Salud, que es lo que importa.

mila dijo...

Invitado queda. Faltaría plus.