31 marzo, 2007

Idus de marzo

Me reprocha Sue mi abandono de éste mi, vuestro bló, como antes Mila. No cabe duda de que el principio ‘no hablar de trabajo aquí’ hace duro contar cosas cuando uno es un tipo que en los últimos tiempos no hace otra cosa que trabajar. Kurt se burlaba –acertadamente- de esas personas que están todo el día contando lo atareadas que se encuentran, y me parece bien. El otro día, un conocido imitaba ese tipo de individuos: se aflojó el nudo de la corbata, se la descuadró ligeramente, se medio sacó un faldón de la camisa y se revolvió un poco el pelo, haciendo mención de entrar en una sala de trabajo con apresuramiento, todo azorado. Brillante: de esos hay muchos.

Pero no. No es mi caso: no paro pero no lo cuento en demasía (salvo hoy: doble Ex, excepción-excusa) ni hago lucimientos de desaseo: antes bien al contrario; llegaré al infarto por stress con un aspecto impecable.

Y miro la fecha: joder, qué de tiempo sin actualizar. Qué cantidad de cosas -aunque no muy importantes desde una perspectiva cósmica, cierto- han sucedido. Cosas tales como que mi hija pequeña, UPFm, ha hecho su Primera Comunión, cosa que a algunos de entre vosotros, agnósticos confesos, os resultará entre indiferente y prescindible, cuando no celebración de un rito ancestral de escaso interés y nulo valor :-D. Pues bueno, pues muy bien: para nosotros, no. De hecho, MBO, que es bastante pétrea y poco lloricosa, soltó el trapo. Y yo, claro, también. Emociones, oigan: emociones.

Cosas tales como que MBO y yo hemos celebrado el pasado día veintiuno –entrada de la Primavera- el décimo-quinto aniversario de nuestra boda en la más estricta intimidad, si hacemos abstracción del momento en que el camarero del restaurante al que fuimos a comer mano a mano se acercó con un ramo de flores y un postre decorado con corazoncitos de chocolate y sirope de fresa, ‘felicidades’ y esas cosas. El señor propietario es muy amigo, y le pareció conveniente que, como instante culminante de un almuerzo exquisito por demás, MBO pasase mucha vergüenza. Por cierto que, por primera vez, nos tomamos un tinto de origen valenciano realmente espectacular. Incapaz de recordar el nombre.

Digamos que lo anterior es el envés del hecho de que, en torno nuestro, empieza arreciar la tempestad: tres parejas de amigos de aproximadamente nuestra edad se separan. Rabia, dolor, decepción y futuro entre incómodo, incierto y triste. Dura la situación de ella, que se queda con los niños, y habrá de arrostrar las consecuencias jodidas de la p/maternidad en soledad: enfermedades, encomiendas, deberes. Todos los días. Sola. Dura la de él, condenado a ser padre de mall de fin de semana, de recoger a sus hijos sin tener el guión completo de cada semana para saber qué es lo que hace que el niño esté triste, rabioso o enfadado con Pepito, pues nada sabe de eso que pasó el martes. Eso, sin considerar que, tratándose de personas decentes por lo demás, deberán tal vez dormir cada noche con la duda de si podrían haber hecho algo, algún esfuerzo, para evitar todo esto. A ellos y a sus hijos. No hablo de un polvazo circunstancial con un bollito de veinte años en ninguno de los casos. Estoy hablando, creo, de tres casos de desamor. De extinción de la ilusión, de tirar por el water un proyecto en común. Conviene tomar nota: hay esfuerzos pequeños que hacer para evitarlo. .

Más: celebración en la Academia del Aniversario de la Promoción de un primo de MBO. MBO jamás había estado en la Academia General Militar. Zaragotham, por si no se sabe, es una ciudad que ha sido importantísima en términos militares: cuando había servicio militar obligatorio (muchos no sabrán de qué hablo) aquí había un C.I.R. (centro de instrucción de reclutas) por el cual pasó media España. También había una Capitanía General que fue llevada a BCN cuando el Señor Pujol lo exigió: los militares hubieron de renunciar a una ciudad en la que se apreciaba su presencia en beneficio de otra donde se les escupe bastante (recuérdese que el año en que el desfile anual tuvo lugar en BCN hubo que hacerlo de tapadillo, no fuese que alguien se viese afectado), dada la implicación económica del asunto. Las mayorías relativas es lo que tienen.

Bueno, pues allí estuvimos viendo formar a los Cadetes, homenajeando a la cría conductora de ambulancia caída en acto de servicio en Afganistán, por ejemplo. Qué quieren que les diga: nuevamente, es posible que sea irracional, pero me gustó que mis hijos se enfrentaran a algunos conceptos que desde luego no están nada de moda: deber, lealtad, honor y tradición... y el silencio y el respeto cuando se produce la llamada a filas de un caído. O una caída.

MBO se fue a Milán el pasado fin de semana con sus amigas, por obra y gracia de los vuelos económicos, que hacen que uno haga lo que en todo caso debería haber hecho antes. A destacar la bolsa de funghi porcini que esta mañana ha convertido en un espectacular rissoto (glorioso. Glorioso. Qué cosa más exquisita, y qué bueno el Rioja Alta Reserva 2001 acompañante). Casi tanto -espectacular- como un par de zapatos que me regaló. Sí. La zapatería italiana, cuando se pone, se pone. Jurl.

Ayer tarde, momentos de esquizofrenia: después de un Consejo –o mejor, de una comida de Consejo después de, entrando a un garito a tomar un refresco previo al regreso al hogar, me veo a mi mismo (por supuesto, traje azul marino raya diplomática y corbata) acercándome al chico argentino de camiseta de tirantes, barba gruesa, sombrero de Blues Brothers, a preguntarle por la Epiphone de caja que empuña, por el calibre 0.13 de sus cuerdas. El chaval me enseña el resonador: preciosa caja con hechuras de Gibson ES 355. Convenimos en lo bien que esos aperos suenan sobre amplis Fender como el que hay sobre el escenario.

Después de cinco minutos desplegándome en la parte importante de mi mundo, regreso a la realidad cruel, a hablar con los consejeros sobre cuantías de las dietas o sobre la excelencia –o inutilidad- de este o aquel ejecutivo. En fin: la banda toca hoy en Zaragotham (lo relatado sucedió fuera de aquí, en otra ciudad), así que ya contaré: apuntaban maneras de merecer acudir esta noche a la Sala Zeta.
Y claro, lecturas. Aparte de un Follett prescindible (MBO dixit: malo, previsible, nefastamente escrito...), un interesante estudio de esos que a mí y a pocos más gustan: La propaganda negra en la Segunda Guerra Mundial, de un tal Stanley NEWCOURT-NOWODWORSKI (evidentemente procedente de Mondoñedo), que cuenta de las sutiles cabronadas que los aliados hicieron entre 1939 y 1945 para hundir la moral de los alemanes. Sugestivo, a fe mía.
Cuídenseme: y de veras, trataré de no ser tan moroso para la próxima entrega.

26 comentarios:

Awake at last dijo...

Mientras el único problema sea el trabajo, todo va bien, :-)

Mks.

P.D. Lo del risotto me ha abierto el apetito, groarrr...

Jose dijo...

Si tiene la oportunidad, deguste el siguiente caldo: Bodegas Torroja, Bobal, año 2003.

Estupendo... con Ossobucco ya se sale, por lo de la Cucina Italiana.

un abrazo.

Xurri dijo...

Felicidades, por las celebraciones varias. Uix, es verdad que aquí nos da un poco repelús eso de la army... non comment.

Qué triste el panorama de las parejas (familias) en crisis: sobra aconsejar decir lo que seguro ya hacéis: arrimad hombros imparciales y cariño a espuertas. A escuchar tocan, y poco hablar.

Y paciencia con los chicos del consejo... qué se le va a hacer, cuando una tropa de varones se pone a darse jabón mutuamente y a sentirse importantes, lo único que queda es dejarles hablar y disfrutar de los caldos servidos en un íntimo silencio, y soltar un ajá puntual - tal vez provocado por el vino más que por la charla -de esos que proporcionan significante suficiente para continuar en la silla otros 6 meses. Con tu traje impecable.

Otra vez, felicidades, con corazones de chocolate y siropes y esas cosas.

Sue dijo...

Seguro que UPFm está muy a favor de la primera comunión y de los cachivaches tecnológicos que le habrán regalado por tal motivo.

Lo de tus amigos separados da bastante mal rollo. Siempre se piensa que hay que regar la plantita todos los días para que no pasen esas cosas, pero supongo que llega un momento en que la plantita está rustiseca y tiene una pinta tan lamentable que optas por tirarla, con macetero y todo, por la ventana. En fin, parece que MBO y tú estáis muy lejos de eso, así que sigue disfrutando de la vida, que se te da muy bien.

Los libros de Follet y los de propaganda de la II Guerra Mundial tienen una cosa en común: son inagotables.

casta dijo...

Me apunto el libro que lo veo interesante.
Como barcelonina te devuelvo ipso-factamente la capitanía

Hans dijo...

Awake, no sabes lo rico que estaba.
José, tomo nota.
Xurri, Casta, ya sé que es un sentir común en Cataluña, y nada tengo que objetar a ello. Hay cosas que no se deben imponer. Lo que me parece execrable es el hecho de que como 'la bolsa sona', el Molt Honorable hiciese eso, cargándose una situación cómoda para todos.
Xurri, no te rías (tanto) de mí :-D
Sue, tratamos de contener el empuje regalatorio con cierta austeridad (sólo en parte conseguido, btw)

mila dijo...

Señor Hans,
En primer lugar, su post me trae recuerdos de antaño: primeras comuniones, desfiles militares... son conceptos que hacía mucho que no formaban parte de mi vida cotidiana. También hace mucho que no escupo a ningún militar... (esto obviamente es broma). Hay tantas cosas del honorable (por no decir todas) que están íntimamente ligadas a la "pela" que no acabaríamos nunca. El pujolismo lo estamos pagando cada día en esta nuestra tierra.
Le felicito por su aniversario bodil. En cuanto a las separaciones, sin (por dios!) querer interferir en los casos que usted menta, una amiga dijo una vez que en esos casos, los hombres suelen volver a la adolescencia: comparten piso durante un tiempo, vuelven a salir de noche y a ligar con jovencitas, se alejan de la vida familiar, mientras que, tal y como usted comenta, ellas ven multiplicadas sus tareas y no pueden volver a "revivir" años mozos... De todas maneras, yo opino que en estos tiempos que corren parece que se ha perdido un poco el espíritu de lucha, que se tira la toalla con demasiada facilidad...
Pero claro, esto es un hablar en genérico sin intención ninguna de sentar cátedra, faltaria plus.
Por último, me encantaría conocer al "chico argentino de camiseta de tirantes, barba gruesa, sombrero de Blues Brothers" que además toca la guitarra con esos cacharros que no sé que son. Esa descripción me ha tocado algún resorte no demasiado oculto (para que vamos a engañarnos).
Felices y santas semanas.

Hans dijo...

Mila, por lo que respecta al ejército y las comuniones y tal ya me decía MBO que me había quedado todo como muy clásico. Es posible, si :-D.
En cuanto a lo de las separaciones, estos días hablamos mucho de ello: concluíamos que en general -hay excepciones: una de ellas es uno de los tres casos que expongo- suelen plantear un escenario mucho peor para ellas: coincido pues con tu análisis (hablando en términos generales); eso sí, también es cierto que en casos de mujeres fuertes, son ellas quienes dan por concluidas situaciones insostenibles, cogen el portante y se largan: recontruyen su vida muuuucho mejor que ellos. Sin duda.
Por lo que respecta a lo de tirar la toalla con felicidad, por supuesto que estoy de acuerdo contigo (y con Xurri y con Sue).
Y en cuanto a los guitarristas ya se lo tengo dicho: los guitarristas altos y delgados, incluso los más dados a las camisas, al pelo corto y a los afeitados rigurosos, son gente estupenda. Jurljurljurl.

silviaeny dijo...

Aniversarios, bodas, comuniones...ay ay ay que leo yo aqui!!! Que esto parece los salones Windsor (esos que te bajan la tarta del techo con musica de Superman). Perdon por el shock senor Hans (nada personal, que me parece usted un tipo mega-cool, oiga) pero es que una es compromisofobica y se asusta mucho con la palabra "Comunion" metida en el mismo parrafo que "militar".

AY QUE MIEDO!

silviaeny dijo...

(Perdon por lo de "ay que miedo". Menuda estupidez. Es que son las 3:00,acabo de venir del curro y tengo la neurona fatal).

Hans dijo...

Jurljurljurl, Silvia.
Que no mujer, que no pasa nada. Insisto, ya sé que la entrada quedó un poco demasiado 'aburguesadilla', y me parece bien que shockee un poco a la amablea concurrencia.
Lo que pasa es que cuando los hijos de uno tienen ciertas edades, uno, ambos más bien, deben valorar la cosa de la comunión. Y es algo -a nuestros ojos- bueno y conveniente.
Por lo que respecta a los militares... creía yo que había por ahí alguna cyberamiga a la que le gustaban los uniformes y tal :-D.
Eso sí, nada de Salones Windsor (aunque desde luego no los conozco, ya me han hablado de ellos, ya, como arquetipo del horror celebracional), que estas cosas se hacen, muy familiarmente, en casa.

dwalks dijo...

felicidades por vuestro aniversario, me parece estupendo que lo pudiérais celebrar tranquilamente juntos.

el párrafo con tu reflexión sobre las parejas que se separan me ha gustado especialmente, así tan crudo, tan como es. cuando se acaba el vínculo con la persona con la que has decidido compartir algo, supongo que la nostalgia por el amor que se acaba es lo de menos y lo que realmente lo hace duro es cómo quedan los críos, si lo hay, que ni pinchan ni cortan y se llevan la peor parte. de todos modos, creo que cuando hay respeto, puede conseguir hacerse llevadero, pero sólo lo supongo.

y respecto a lo del ejército "conceptos que desde luego no están nada de moda: deber, lealtad, honor y tradición...", bueno, está claro que bien enfocado (como estoy seguro que tú lo has hecho con tus hijo) tiene su lado positivo, claro, pero permíteme añadir (por mi cuenta) que nunca comulgaré con uno que te has dejado y es básico, que es el concepto de obediencia robótica e incuestionabilidad a las decisiones de un superior, por mucho que la idea sea que en una guerra (por ejemplo) no esté el horno para ponerse a hacer debates o brainstrormings. ellos lo llaman disciplina o algo así, pero creo que ese modelo está obsoleto. conozco gente en el ejército y el día a día está plagado de zurullos que machacan por el simple hecho de tener poder, y está asumido. esos también salen en los desfiles.

Hans dijo...

Por supuesto, Dwalks. Claro que hay (muchas) cosas absurdas en el Ejército. No estaba loando en bloque ni la Institución ni sus costumbres, muchas de las cuales pueden ser aberrantes. Sólo hago aprecio de una serie de cuestiones que creo que son buenas, que creo que es bueno que mis hijos -y en general las personas- valoren, y que, sin ser patrimonio exclusivo del Ejército por cierto, están presentes en muchos, muchos de sus miembros. Es importante para mí que lo veáis así. No es una defensa irracional de la Institución. Es la puesta en valor de notas que valoro en las personas.

Ángel dijo...

Guárdate de los idus de marzo y de las crecidas del Ebro.

Y aunque noio hice la mili porque me declaré objetor de conciencia -en su momento me pareció más provechoso-, creo que el ejército se merece un respeto. Al fin y al cabo, son la primera ONG de España.

Desde mi agnosticismo militante, creo que las comuniones y tal está bien hacerlas. Hay que dar a los chavales todas las opciones para que luego elijan qué les convence y qué no.

Y cuidado con los divorcios, que muchos hombres se quedan sin casa, sin niños e hipotecados pa' los restos. Habrá casos y casos, pero de estos conozco dos de primera mano.

would dijo...

Enhorabuena a los dos por el feliz aniversario.

Resulta entrañable leer vuestros esfuerzos por educar a vuestros hijos en los valores que más relevancia tienen para vosotros.

No resulta entrañable, sin embargo, leer de las separaciones, que es algo que me inquieta bastante.

Feliz Semana Santa.

silviaeny dijo...

Senor Hans....efectivamente me "ponen" los uniformes masculinos. No tengo ningun problema por escuchar la palabra "militar" en el mismo parrafo que "sex-shop", pero me da mucho miedo cuando la oigo en el mismo parrafo que "comunion".
Lo entiende ahora?

silviaeny dijo...

Por cierto Hans...te importa que meta un link de tu blog en el mio?

Hans dijo...

Ángel, ya lo sé. De hecho, resulta MUY habitual. La maldad (si, maldad. Con todas las letras) de una mujer manipuladora despechada o que se considera traicionada no conoce límites. No sucede en ninguno de los tres casos.
Silvia, estaba riéndome un poco. Por supuesto que lo comprendo. Y por supuesto que me encantará que me enlaces. Un placer, un honor.

pcbcarp dijo...

De lo de las postfamilias modernas, habrá que hablar con calma. Así como de la decadencia de Occidente. Si tus chicos han estado en el patio de armas y han visto/oído inclinarse los guiones y banderines y la muerte no es el final, es que -a pesar de todo- les estás facilitando una educación razonable. Lo digo en serio, como sabes.

Sr. D dijo...

Hans, Hans...te salen unos comentarios de degustación tres estrellas Michelín. Desde la distanca y las providencias, te sigo leyendo.

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

Buenas.
Enhorabuena por el aniversario y por la comunión, que tiene su "aquel".

Yo ando ahora metida en harina para la comunión de mi sobrino y me he decantado por regalarle el traje de almirante (que curiosamente al crío le hace mucha ilusión) y la tradicional cámara de fotos (que me hace ilusión a mi).

Mamá-Tirita está empeñada en regalarle una esclava de oro o similar y yo estoy tentada de cortarle los brazos a la criaturita para evitar tamaña barbaridad.

Tengo un libro para tí y para MBO. ¿Donde te lo envío? no reparten en Vladivostok, ejem...

Un beso.

Queeny1971 dijo...

En cuanto a las celebraciones, soy atea en particular pero respeto mucho lo que trae emoción a la vida de cada uno... Cuantas más emociones más sano el ser humano!!!
Yo soy una de esas que dí por concluida una pareja de quince años. Si hubiese sido por él todo seguía igual, lo amaba pero la situación no daba para más... no sé si me considero fuerte, de hecho creo que me consideran fuerte los que me ven de afuera pero no lo soy. Estoy bastante a la deriva en este momento de hecho. Creo que somos más realistas, a pesar del romanticismo que rodea a la mujer, y que tenemos más tendencia a ver las cosas de color de rosa. Cuando sentimos que nos estamos haciendo mal... hacemos un parate y tratamos de rescatarnos...
Parecemos fuertes o somos fuertes desde el punto de vista que no nos abandonamos... pero en el fondo no lo somos... Tenemos miedo de estar solas, tenemos miedo de empezar de nuevo, de enfrentar el futuro, de no saber qué nos va a tocar... pero el miedo no nos paraliza.. Tal vez a eso lo llaman fuerza, no lo sé...Aunque a decir verdad creo que eso es la fuerza de una mujer, el mundo sigue girando y tenemos que seguir adelante...

Hans dijo...

Queeny, bienvenida.
Wendy, te llamo luego :-D, y re-bienvenida. Juerl, qué desastres los desastres de la informática: te quedas sin pecé y ya no se sabe nada de tí! (Besos mil)
Mr.D., estos asuntos nuestros van a acabar con nuestra salud. Tómeselo con tranquilidad. Ah, sí: y re--rebienvenido también.
pcbcarp, sé que lo dice V. en serio.

silviaeny dijo...

"...De hecho, resulta MUY habitual. La maldad (si, maldad. Con todas las letras) de una mujer manipuladora despechada o que se considera traicionada no conoce límites...."

Uy Sr Hans, si yo le hablara de la "maldad masculina de un hombre despechado" necesitariamos 3 blojs..

Por lo menos no les queman ni les acuchillan.

Ángel dijo...

Ahí discrepo, silviaeny. No en cómo de malvados pueden llegar a ser un hombre o una mujer despechados, sino con la afirmación "por lo menos no les queman ni les acuchillan". Hombre...

Es un tema muy serio y muy grave como para poner a todos los hombres al nivel de esos asesinos que acaban con la vida de sus parejas. Las generalizaciones, como dice el tópico, son injustas porque tienden a simplificar los hechos.

Por ejemplo, no me gusta nada el adjetivo "machista" o "de género" con los que habitualmente se califica a este tipo de violencia. Creo el denominador común de estos hijos de puta no reside en su condición de hombre, sino en la de asesino.

Empezamos con el madrileño chulo, el catalán agarrao o el andaluz vago y acabamos con generalizaciones que a mí, personalmente, me ofenden un poco.

Comparto contigo la mala hostia que te provoca este tema, pero no la forma de expresarla.

Disculpen ustedes el rollo.

silviaeny dijo...

Angel..Jamas se me ocurriria poner a todos los hombres al nivel de esos asesinos(pordiosdelamorhermoso que locura!) solo estaba comparando las cifras de mujeres hetero asesinadas en manos de sus parejas/ex-parejas y hombres hetero asesinados en manos de su mujeres/ex-mujeres. Estas demuestran que la veganza favorita del sexo masculino es mas "fisica" que "psicologica".

Nada mas.

Y pido perdon si la forma de expresarme no es correcta. Mi castellano a veces deja un poco que desear :-(

No estoy reforzando ningun cliche. Eche un vistazo a las cifras de victimas de violencia domestica y entendera lo que estoy hablando.