18 diciembre, 2006

Chapucería prenavideña

Entre que llamo a teléfonos de esos de "sin-atención-personal-con-musiquilla-coñazo" a que me cuenten cuántos días de vacaciones me quedan después de tanto desafuero, y sabiendo que este sábado me voy en "el tren que va hacia el sur" que decían los nunca suficientemente bien ponderados 091 (Dwalks, apunta: música de categoría del principio al triste fin. Olé García Lapido) trato de hacer una breve remembranza de lo que han sido mis días, hoy, a 18/12/2006, día del cumpleaños de mi querido amigo Michel.

Alatriste: Corsarios de Levante, el último Alatriste ha sido estos días mi lectura (entreverada de otros textos, Orwell siempre presente en estas fechas de cósmica estulticia en cuanto a lo de la memoria histórica, que comentaré poquito por ahí abajo). La compré, sabiendo que muy probablemente me la regalarán ocho o diez veces estas Navidades (urghs!) en mi librería de cabecera de la que ya he hablado aquí: Los Portadores de Sueños, que junto con Antígona y alguna más conforma la última esperanza blanca del sector librero en Zaragotham. Librería-librería: dos chavales que se la han jugado y han montado un negocio de un sector desahuciado por todo el mundo... salvo por los enamorados de los libros. Cuenta, aparte de con todos los materiales necesarios para un biblioadicto como éste su seguro servidor, con una sección de literatura infantil y juvenil que no tiene comparación con ninguna otra en la ciudad. Y aparte de eso, me caen bien, qué coño. Él, hombre discreto y de verbo breve y siempre ponderado me aguanta los coñazos bastante bien. Ella, afectuosa y supongo que responsable de la excelencia de la sección que he citado antes. Grande Los Portadores de Sueños. Si tenéis que comprar libros en Zaragotham, éste es el lugar, en la mínima calle Blancas, frente por frente del Teatro Principal y al lado del Sol, garito muy conveniente para gestiones finitardescas.

El último Alatriste es bueno. Una buena novela, congruente con la serie. Probablemente, muy buena. Es detalladamente historicista, en el sentido de que relata más Historia, y se recrea algo -no mucho- menos en los personajes, ya muy cuajados a estas alturas de la película, excepción hecha de Diego, que se nos está haciendo mayor. El libro es, por cierto, ligeramente más 'gordo': sospecho que a A. P.-R. le han señalar que eso de publicar folletones TAN breves pero TAN caros no es adecuado para Alfaguara, esa editorial tan exquisitamente popular (juás). El Capitán Alatriste cede protagonismo a Balboa y se da la entrada a nuevos personajes que darán, a no dudar, mucho juego en las siguientes entregas de la serie, de las que ya hay tres anunciadas. El libro está, como siempre, formidablemente escrito; incrementa la dosis de amargura por las traiciones de nuestra Patria cruel y no ceja en la exposición de su amor a la misma. Transcribiría algún párrafo, pero no os voy a privar del placer de comprarla y leerla. Allez-si! (Entre paréntesis diré que me cago en todo lo que se menea y muy especialmente en los títulos de bachiller de aquél que se haya llevado de casa mis ejemplares de El Sol de Breda y El Caballero del Jubón Amarillo.)

Movimiento ilimitado el mio de los últimos tiempos, que he empezado a levantarme a horas completamente inadecuadas para caballeros los días que he de viajar (que son unos cuantos al mes). Algunas labores divertidas, otras más peñazo, y mucho toreo de salón de bastante lucimiento por el momento con resultados -aparentemente- adecuados. Tout va bien, por ser sintéticos, en la cosa del algodonal -que diría Wendy- la fabrica de tornillos -que diría Sue- o el Andamio/Mina -que diría yo, según los días-.

En Chez Vladivóstoker-Leónez la cosa se desarrolla de modo diverso. UPFM, nuestra deportista de élite, fuese el pasado güiken a una concentración de baloncesto a jugar a BCN y consiguió con impar destreza resultar lesionada en el primer minuto del primer encuentro: resultado, un esguince de tobillo escayolado por dos semanas y un grito en el teléfono "... pero sobre todo no me vengáis a buscar!!!!". Ello aparte, dos roscos en su calificaciones (intolerable, dado que es la estudiosa d'entre mis hijos), que han quedado netamente ocultos por los siete pencos, siete, de su hermanito mayor. Contentos estamos, como podrá comprender la amable concurrencia. Eso sí, en una alarde de comprensión, sentido común y todas las cosas no hemos abofeteado ni aún gritado a nadie. "La adolescencia es dura", dicen; "Enrolate, verás Mundo", decían también, aunque aquí no venga a cuento. "Ponme otra copa", estoy a punto de decir yo.

Hemos gozado ya de la cena de Navidad de la Dependencia #1 para la que trabaja Hans, en la noche del sábado, 16, pasado. Como ya ha comentado Leona -aka MBO- en otro lugar, llegó a la poco apetecible -para ella- celebración, con la cuarta parte de dos botellas de blanco y dos botellas de champagne en vena, lo cual coadyuvó a sobrellevar los embates de la adusta fortuna, concretados en esta ocasión en la parla insensata y de escaso interés de la mujer de unos de los directivos de la entidad, maestraescuela de éstas que el pepé metió en el sistemaeducativo a tirones convirtiéndola en profesora de religión y que ahora han devenido fijos de plantilla sin superar oposición. Una perfecta imbécil, aparte de eso.

Cabreo de cierto alcance el que llevo con la global incompentencia sozi, concretada esta vez en el desastre de las relaciones exteriores (qué carita la de Zapatitos, revolcado por el africano avieso), el nuevo proceso legalizador de extranjeros (pendiente de especificación), la Ley de Fraude Fiscal pergeñada a tirones a pesar de su tremenda importancia, la chapuza de la reforma de la legislación hipotecaria (igualmente pendiente de aprobación, lo que hace augurar cambios en su redacción final, debido al cambalache inaceptable que de modo usual hacen los partidos en estos casos) y la otra norma aberrante, innecesaria y abrejamones de dudoso cierre posterior: la tontucia de la memoria histórica. Ya resulta aburrido darse cuenta de que a ese tontuelo le viene grande el asunto, y cuanto más grande más la defeca. Hace algunas fechas hice un comment a una entrada colgada en otro lugar, y la titular del mismo me recriminó -desde el punto de vista opuesto al mío, sin perjuicio de lo cual lo hizo con cariño- haberlo colgado allí, tardío, a destiempo, donde nadie lo leería. No tengo muy claro que Vladivostok, que es un lugar más bien neutro, sea el sitio adecuado para polemizar acerca de la voluntad de despiste o de pago de favores que subyace a esa norma traida por los pelos y deliberadamente mixtificada por la izquierda toda ella.

Carmen París el pasado martes, 12 en su espectáculo Savia Nueva, con música a cargo de mi amiga y baile a cargo de la compañía de Miguel Ángel Berna. No me interesó especialmente el baile, mezcla de danza clásica española con poderosos dejes gitanos y aires joteros: el bailarín pricipal, el citado Berna, me resulta cargante; la bailarina principal, grosera de formas: bastorra; las cinco bailarinas del cuerpo 'central' de baile, muy solventes, y el cuerpo secundario -todo él-, de dudosas habilidades danzantes (para mi gusto). En fín, yo no sé de danza, pero la sensación es exactamente ésa.

En cuanto a la música de Carmen me parece original e interesante, una propuesta técnicamente osada: el compás de la jota es diferente, bastante incompatible con los ritmos binarios o de cuatro tiempos propios de la música contemporanea, y sin embargo lo logra en buena medida. Mezcla jota con aires mestizos y tropicalillos, con bien de cosa flamenca también. No sería exacto si dijese que me gusta, pero le tengo profundo respeto, pues no tengo argumento técnico alguno que oponerle. Carmen tiene voz poderosa, densa y con múltiples registros, que se maclaba el pasado martes con un piano sensacional (el mejor instrumentista de la noche, compositor de buena parte de la música del espectáculo) y un extraño combo a medias entre la rondalla jotera (Nota marginal: al bandurriero que le dediquen al macramé, por Dios) y el conjunto de cumbia con dobles percusiones, sobre la base de un contrabajo muy competentes.

En fin, queridos, que se acerca la Infausta Navidad. Supongo que os felicitaré con más aplicación más adelante, pero esta semana será de horror y el sábado -como queda dicho- me voy. Así que, en todo caso, sed felices, no os empapucéis demasiado de comercios y bebercios y portáos bien, que si no luego se queda uno sin regalos. Abrazos mil.

13 comentarios:

mila dijo...

bon vuayáix. No pienso hacerte caso en lo de moderarse. Si para algo sirve la Navidad, es para emborracharse una más aún de lo normal pero sin que a nadie le parezca demasiado mal.
Gracias again por tus detallados consejos culturales y sociales.

Hans dijo...

Haces muy bien en no hacerme caso, querida Mila. Es un consejo de moderación que no me creo ni yo mismo, la verdad: a partir del sábado que viene y hasta el jueves seguiré un régimen riguroso de manzanilla y jamón de guijuelo, aligerado por un poquito de caña de lomo. Y el viernes, 29 comida de Consejo, para pasar seguidamente a la cena del 31 and so on. Es hablar por hablar, la verdad.

Achab dijo...

Esto... a ver si consigo darle un tiento al jamón antes de que mi madre lo esconda.

Xurri dijo...

Eso, a beber y a comer. Ya vendrá la cuesta de enero.

PS: Como vuelvas a darle otro meneo de este calibre a Zapatero, no vuelvo. O a lo peor, vuelvo, y contesto. Con lo ordinario que es hablar de política en la mesa...

Hans dijo...

Achab, muy sensato.
Halajó, Xurri, notenfades, caramba. Siejkestetío y sobre todo sus secuaces (pero... ¿tú has visto al de Justicia?) me ponen enfermo.

e-jay dijo...

Y el poco gusto que tienen:

- Van y ponen una foto de Loyola de Palacios en el vídeo que regalan a los periodistas.

- Dicen de una señora disminuida físicamente, afín al contrario, que fue a la manifestación de la AVT para hacerse pasar por víctima....

Ya que el nivel de nuestros políticos es paupérrimo, pido, por favor, un poco más de estética en la política de este país.

Xurri dijo...

mmmm... me siento troll en blog ajeno...

Este es su blog, caballero, cada cual se expresa como le place, faltaría plús.

Dicen que la diversidad enriquece. Pues, ale, brindis diverso, y vive la diference, que ahora no me vendría nada mal enriquecerme, con la de deudas que tengo!!

Sigo con mis acarreos por la casa, haciendo cajas. (uff, me hago mayor...)

Sue dijo...

No sufras por los suspensos de tus churumbeles. Me dan escalofríos de recordar el drama que es para ambas partes eso de la entrega de notas.

Y está bien lo de no emplear demasiada mano dura: el otro día un chico italiano de 17 años se suicidó -dejando una nota de disculpa- porque le había rayado el coche a su padre. Por esa regla de tres yo me tendría que haber inmolado en una pira.

arbusto el guerrero dijo...

Buena reivindicación de los 091, Herr Hans. Por lo demás, yo también parto (o, más bien, vuelvo) hoy para el sur/Sur.

florecilla de alcanfor dijo...

Si UPMM está ya en bachillerato dale caña, que se acostumbre a estudiar y a hacer esquemas de todo, que si no 2º es un agobio con la selectividad.

Feliz Navidad, Hans.

Nuria y Jose dijo...

Felices Fiestas, mein geehrter Herr Hans, que sean Ustedes muy felices.

La musica de Carmen... muy buena. Muy sentida y con mucha "fuerza". Transmite.

Joaquín dijo...

Ahora va a resultar que los mejores comentarios de Hans se publican en la "quinta del 44"...

Anónimo dijo...

pero q tonto eres¡¡¡¡