11 marzo, 2006

It's been a hard week's night.

En las noches de los domingos de estos últimos fines de semana, MBO pronuncia cual mantra, poco antes de dormirse, la frase "oooooooooootro finde sin descansar". Y es cierto. El pasado domingo, sin embargo, nos superamos a nosotros mismos. UPFm, que había estado flojucha todo el fin de semana, comenzó a vomitar sin descanso ni desmayo alguno, a partir de las 23.30, a intervalos de diez minutos, hasta que a las 04.00 concluímos que el asunto era realmente serio y me la llevé al hospital, donde enchufaron a mi niña a un par de goteros.

La cosa hospitalaria ha sido un poco lamentable, sobre todo porque las enfermeras administraron a UPFm una suerte de "atención médica rogada" (y comprendo que esto es una especie de private joke jurídica), más que los debidos cuidados médicos, redondeando su cagada hospitalaria (no puedo tildar la cosa de error médico, pero ya les vale) sirviendo a la pobre UPFm el miércoles un desayuno de croissant y leche que mi niña vomitó con la debida prontitud y orden, y que hizo poner a la médico actuante cara de espanto, según parece: "Pero si yo había prescrito una dieta sin leche..." etc. Gracias a la contención que caracteriza a MBO (que le impide en general pasar al hostiamiento directo) no será menester contestar a la denuncia por agresión con una demanda por negligencia, pero vamos: justo les (nos) fué.

UPFm está como una rosa, queden Vdes. tranquilos. Volvió al hogar a continuación de ser desconectada del gotero por una enfermera que, imagino, temió por su vida bajo la mirada aviesa de MBO, y la secuela más severa ha sido la dieta que ha soportado a duras penas hasta que el viernes por la tarde el pediatra de cabecera nos dijo que ya casi podía comer de todo. Salvo alguna cosita, sí, tal como -por ejemplo- el plato de spaghetti bolognese que, en una baja de defensas paternas, consiguió arrancarnos el pasado domingo noche, y que fue el detonante del apocalipsis potativo que llevó a los hechos precedentemente relatados. La niña de mis ojos, sí, esa, la muy jodida, que en este preciso momento está prometiéndome que "las judías verdes se me escabuyen" (esto es una frase en directo, se los -sic- juro).

Por lo demás, la semana bien. MBO ha estado al borde del colapso -ya me ha indicado que está harta y que se va a MAD a un curso de martes a jueves, dentro de un par de semanas, y que espabile, y yo lo he comprendido todo ferpectamente -sic-. Tiemblen Vdes. en la Villa y Corte- y yo he tenido una especie de Ejercicios Espirituales profesionales en cierto pueblo del pre Pirineo Aragonés, en que nos han dicho que somos ssssstupendas (sic, plus o moins), han explorado en las más íntimas intimidades de nuestras capacidades/destrezas directivas (si las hubiere, debería añadir) y han tratado de convencernos de la excelencia de una adecuada comunicación interpersonal, interdepartamental, intersticial e intercraneal, casi. Siempre he sido un poco escéptico acerca de estas cosas, aunque en honor a la verdad reconoceré que ha sido útil. Por muchos motivos, pero también para coger la exacta medida de la incompetencia y cerrilidad de alguno de los elementos que me rodea, por qué no decirlo. Pero vamos: en general, bien.


Ayer salimos a cenar con Michel y su Santa y me fue dicho que hay como trescientas fotos del concierto de la semana pasada, pero que hay que filtrar mucho y fotochopear bastante (el garito donde tocamos es muy oscuro y las fotos salen ligeramente tétricas, según se ve). Parece ser que hay incluso algún vídrio con su sonido y con su . Así que si algún eón de estos soy capaz de montarme un podcast, castpod o como cojones se llame, lo mismo nos veis live. La condictio previa es un poco puñetera, ciertamente: la querida blogger Xurri me ha traficado un mp3 de una vieja grabación nuestra (Medianoche, precisamente), pero de momento no hay modo de subirlo. Paciencia. Espero llegar a asumir la esencia de la fastidiosa herramienta subetemas. Algún día. Por lo demás, creo que deberemos cambiar de garitos. MBO y yo empezamos a aburrirnos de ir siempre a los mismos sitios, con excepción, tal vez, del Blue Note, que no es perfecto, salvo por el pequeño detalle de que está a tres minutos exactos de nuestra cama, cosa extremadamente útil cuando son las 04.30 (como ayer).

Se aproxima ooootra semana de terror con mucho viaje y poco tiempo para trabajar tranquilo en el despacho, cosa que me joroba. Espero no obstante ser capaz de ser algo más regular en mis publicaciones en este su blog (tres semanales sería un objetivo razonable) porque ha pasado MUCHO tiempo desde la anterior y no es cuestión.

3 comentarios:

Xurri dijo...

Cuando domines la adecuada comunicación interpersonal, interdepartamental, intersticial e intercraneal, me haces una sinopsis, que la aplicaré :o)
Mientras, la actividad potatoria me parece una buena alternativa como argumento demoledor. Incluso sin croissant.

El castpost lleva dos días catatónico, que no deja subir nada. Yo estoy queriendo cambiar la musiquilla resonante para subir aquella de "me tiraste un limón y me diste en toa la frente" y no hay manera, oigas. Ya es mala suerte.

Ánimos con la semana en Vladivostok.

Awake at last dijo...

Siempre puedes subirlo a

www.yousendit.com

u otra página de envío de archivos, nos lo bajamos y por fin se acaba esta espera tan atroz que me reconcome por momentos, :-)

sue dijo...

Estas semanas invernales se hacen muy cuesta arriba, incluso sin hospital y sin cursillos comunicativos.Ánimo!