27 diciembre, 2007

Train day



Otra jornada RENFE en mi vida. He pasado apenas cuatro días en el Sur. Mis frustradas vacaciones se han refrustrado como consecuencia de la decisión de que se reúna el Gran Cónclave de la Asociación Provincial de Asentadores de Plantas de Jardín... el día veintiocho, viernes. El Kapellmaister no puede faltar. El Kapellmaister ha sido, por ello, fulminado por el olímpico desprecio de la bella MBO. Regreso solo al hogar.


Las jornadas RENFE implican alimentación de jornada RENFE, claro. En los primeros tiempos del AVE se comía hasta casi bien; tenían una cierta variedad de vinos, además, todo muy representativo de la diversidad vitivinícola de la Patria. Sin embargo, la calidad de lo servido por la compañía de catering ha periclitado al mismo ritmo que el oropel del material rodante; y si, al fin y al cabo, los AVEs tiene quince años de traca constante -y ha de lucírseles ese pelo- no entiendo por qué, si en tiempos se comía razonablemente, ahora la cosa se ha puesto a niveles tan aeronáuticos, paradójicamente tan bajos.


Siempre he pensado que en la aviación comercial de la era pre-LoCost al cliente le eran dados caramelos, prensa, alimento (nefasto), o bebida (mucha) para distraerlo, con la sola finalidad de evitar que tal cliente, caso de tener pánico volador, montase un pollo Melendi-style. Las LoCost se han cargado entre otras cosas esa cortesía (cortesía pagada a precio de osmio, claro), y sospecho que, como consecuencia, los fabricantes de aeropienso han tenido que encontrar nuevos nichos de mercado (esto me ha quedado muy ECC, lo sé). Bref, que nos han jodido a los que comíamos casi bien en el AVE, y nos han dejado con un Viñas de Vero del año imbebible, un blanco de Rueda completamente desconocido entre malucho y malo, un CVNE vinagretoso y un rosado que me da igual cuál sea; es simple, un caballero jamás bebe rosado.


Lectura del viaje de ida: El sol de los Scorta de Laurent GAUDÉ. Descubrimiento de MBO que merece aplauso por ello. Creo que del mismo autor recién se ha publicado en las Españas Eldorado, que, diría yo, caerá a no mucho tardar. A lo que iba, ígnoto -para mí- autor muy, muy laureado (BuchKlappeKultur) en la Galia. De lo mejor que he leido este año; con su dosis de amargura, tiene otra de sol y de tierra reseca -tan monegrina- que me complica mucho cuando pienso que este tipo es francés. Tiene, al menos, cinco pasajes [páginas 146: definición exacta del aceite; 150, la dicha; 153-154, la trascendencia; 177, brindis de boda; y 228, un hombre de Iglesia, en la segunda edición, octubre 2006, de Salamandra] que sin contener verdades nuevas las tratan con una destreza imponente. Esas seis páginas, sólo, harían que mereciese la pena leerlo. Todo el resto -una saga entretejida de verdades enterradas, y dos dentrellas muy profundamente- no está por debajo.




Son las tres menos cuarto de la tarde. No tardaré mucho en llegar a Zaragotham. En el regreso he ido leyendo a ratos perdidos entre mil llamadas al móvil Ronda nocturna, de Sarah WATERS. De momento no acabo de verla, pero estamos 135/573. Ya contaré. Como debería hablaros de un libro que debería ser lectura obligatoria en la ESO ésa, y más en general de cualquer persona de bien, sobre todo en estos tiempos de zozobra conceptual y miseria intelectual: El Mundo de ayer. Memorias de un europeo, de Stefan ZWEIG. Mucha amargura de aquel que todo fue y que al fin de sus días, desposeido hasta de su Patria, reflexiona sobre apenas cuarenta años de la Historia de Europa. Sensacional. He de decir que luego he leido Carta de una desconocida y me ha parecido algo perfectamente sobrepasado, pastelosillo, de escaso interés. Supongo que en su momento sería otra cosa. Su tiempo, ciertamente, ha pasado.


En fin, pensaba que debería hablar de tantos otros libros que llevo o he llevado entre manos, pero había olvidado lo mucho que me incomoda la sensación de escribir con bolígrafo (un bolígrafo urgente que diría cualquier poetastro pesado; un puto bic de la mesilla, sería más exacto, cogido para anotar cosas en -eso sí- un cuaderno hermoso. Y sigo sin hablar de lo último de A. P.-R. y las cosas de los bicentenarios.


Ah, ¡por cierto! Qué grande es Mr. Sarkozy. Casi tanto como Mlle. Bruni. Qué bonito es el amor. Y a él, pase lo que pase, que le quiten lo bailao. Ea.






Y es que hay pómulos que lo justifican casi todo. No creo que sean menester muchas más explicaciones, n'est-pas?

14 comentarios:

Gachas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Hans dijo...

No me exagere V. mi muy querida Gachas, no me exagere V. Muchos besos en estos días tan terribles de la Navidaz (sic)

Awake at last dijo...

XD, habría que formar un comando anti-rosado, es algo que jamás podré entender.

Le deseo que su nuevo año sea mejor que el anterior.

Un abrazo a usted, a MBO y a su progenie.

Sue dijo...

Antes me gustaba Carla Bruni. Incluso me compré un disco suyo en el top manta y lo escuchaba, tratando de entender las letras y todo, con mi primero de francés. Pero hay que reconocer que es un poquillo sucia. ¿Qué es eso de "estamos muy enamorados"? ¿Y lo de su madre, diciendo que sería una gran primera dama? Qué discreción, madre mía.

De Sarkozy, qué puedo decir, que estoy deseando que hagan su testimonio en "Muchachada nui".

Ana dijo...

Buenaaas, a ver si encontramos un momento y/o/u lugar antes del día 6si fuera posible en la vorágine vacacional. Besotes.

Ángel dijo...

¡Feliz año Don Hans! Que 2008 le agasaje con grandes vinos, buenos libros, bien merecidos conciertos y emocionantes filmes.

Por lo demás, envidiábamos la campaña electoral francesa y a Sarko le entra una calentura en la entrepierna que roza el landismo. La Bruni, eso sí, está para gruñirla.

Tamaruca dijo...

Con lo del aeropienso me hiciste soltar una carcajada Hans, ya echaba de menos ese sarcasmo extraordinario, algo bueno tenían que tener las Navidades :)

¡Muchos besos!

e-jay dijo...

Que digo yo que actualizar no es doloroso...

ATT dijo...

Efectivamente, Hans, a ver si actualizamos, que luego dices de mí...

lateral zurdo dijo...

Un mes sin leer nada nuevo tuyo ... es duro!!

Vuelve pronto.

ATT dijo...

Oye, Hans... ¿no te da ya un poquito de vergüenza? ¡Que algunos nos aburrimos soberanamente en el trabajo!

mila dijo...

Ay, dichoso tú que puedes viajar en el AVE. No diré más, que ya se ha dicho todo.
Y a mí los pómulos de la bruni me dicen lo siguiente: hay cirujanos que tienen la foto de Bo Derek en el despacho.
Un saludo después de un tiempo de desconexión. Echaba de menos las crónicas de este ser culto pero a la vez sencillo y campechano.

pcbcarp dijo...

Yo en el AVE ya sólo bebo cerveza (una vez hasta me invitaron, porque era el cumple de uno del personal y estaban todos borrachos y yo, al fin y al cabo iba y venía Zaragotham-Villa y Corte todos los fines de semana)

A mí no me importaría ser presidente de Francia una tarde-noche si la muchacha esa me dejara ejercer un rato.

Como siempre, tomo nota de esos autores que me presentas (salvo Zweig)

Anónimo dijo...

GACHAS AT TIFFANYS dijo: Ay, Hans: es leerte y pensar que mi querida España-esta España mía está llena de seres como tú y MBO: cultos, estilosos, pero a la vez sencillos, campechanos y amistosos. ¡¡PERO NO ES ASÏ!! El 90% son una panda de fistros y el contraste entre mi Hans y mi MBO y la realidad ibérica es ATROZ.